SAG honra la trayectoria de la gran Carol Burnett

Carol

BURBANK, California, EE.UU. Carol Burnett se siente dichosa de haber trabajado unas seis décadas en la televisión. Después de todo, fue en la pantalla chica donde alcanzó la cima de la popularidad, más notablemente en la serie de variedades “The Carol Burnett Show” (1967-78).

Es por eso que la actriz se sorprendió un poco cuando, de pronto, el Sindicato de Actores de la Pantalla (SAG, por sus siglas en inglés) decidió darle su mayor honor, el Premio a la Trayectoria, por su trabajo en el cine. Burnett recibirá el reconocimiento este sábado en la ceremonia de los Premios SAG en Los Angeles.

Además de todo lo que ha hecho en la TV, Burnett ha aparecido en un impresionante número de películas de algunos de los directores más respetados del cine: Martin Ritt, Peter Bogdanovich, Robert Altman y John Huston entre ellos. Para principios de los 60, Burnett ya era una estrella del teatro (con una nominación al Tony por el musical de 1959 “Once Upon a Mattress”) y la TV (un Emmy en 1962 por su trabajo en la serie de variedades “The Gary Moore Show”).

Así que las ofertas del cine fueron un paso inevitable. “Me daba muchos nervios hacer películas”, dijo Burnett en una entrevista reciente. “Siempre sentí que yo encajaba en la pantalla chica y las estrellas de cine en la pantalla grande. Además, extrañaba la retroalimentación del público” en el estudio de TV.

Debutó en el cine en 1963, en la farsa “Who’s Been Sleeping in My Bed?” (“¿Quién durmió en mi cama?”), con Dean Martin y Elizabeth Montgomery. “Una cinta terrible”, recordó Burnett, aunque acotó que el rodaje fue muy divertido y que quedó encantada con Martin y Montgomery. Su primer protagónico en el cine solo llegó una década después. Con el éxito del “Burnett Show”, pasó sus vacaciones de verano trabajando con Ritt — el director de “Hud” (“El indomable”) y `’Norma Rae” — en la interpretación de uno de los dos personajes principales de “Petey Tillie” (1972), sobre una cuarentona virgen que se engancha con un soltero encarnado por Walter Matthau.