Salario justo para domésticas choca con baja remuneración

Salario justo para domésticas choca con baja remuneración

Trabajadora domestica. Fuente Externa

En la consulta pública que propicia el Ministerio de Trabajo para discutir el proyecto de resolución con el que se blindarían los derechos laborales de los empleados domésticos, no debería quedarse en la periferia una discusión profunda sobre las demás inequidades salariales imperantes en el país.

Porque mejorar el ingreso de quienes colaboran con las labores del hogar no puede desligarse de las escalas salariales vigentes, ya que de mantenerse es difícil que en la práctica las familias puedan cumplir por completo con las disposiciones que se proyectan implementar.

Las estadísticas de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) lo evidencian: De los 2,292,286 empleados del sector formal, 370,247 perciben ingresos que fluctúan entre los 5,000 y 10,000 pesos; 585,699 trabajadores ganan de 10,000 a 15,000; asimismo 784,945 tienen salarios entre 15,000 y 30,000; entre 30,000 y 50,000 pesos es el ingreso de 245,935 trabajadores, y 258,977 ganan más de 50,000.

Como lo que se persigue es un salario justo para las trabajadoras domésticas, y el proyecto de resolución preparado por el Ministerio de Trabajo plantea que no podrá ser inferior al salario mínimo que para ese sector dicte el Comité Nacional de Salarios, hay que tomar en cuenta esas escalas para que la justa intención se pueda aplicar a toda cabalidad.

La realidad socieconómica en el trabajo doméstico

Según las cifras del Banco Central, en 2021 en el país había registrados 259,239 empleados domésticos, aproximadamente, de los cuales 239,022 son mujeres y 20,000 hombres.

Respecto a las mujeres, representan a un segmento de la población que, en la escala socioeconómica, conviven con las múltiples caras de la pobreza y falta de oportunidades, igual que los hombres que se dedican a ese oficio.

Puede leer: República Dominicana tiene 259,239 trabajadores domésticos

Las características de esas desigualdades están descritas en el informe “Trabajo Doméstico Remunerado en República Dominicana: Retos y desafíos en el contexto del Covid-19”.

Según ese estudio , de las 1,935,677 mujeres integradas en el mercado laboral al cierre del 2019, 241,811 (12.5%) realizó Trabajo Doméstico Remunerado (TDR), lo que evidencia la feminización del trabajo en ese segmento.

Asimismo, el 45.8% de esas mujeres eran jefas de hogar, un porcentaje que quedó por encima del total de mujeres ocupadas a escala nacional, que representó un 36%.

Otro indicador que resalta el referido informe es la vulnerabilidad de los empleados domésticos, ya que, en el período estudiado, “el 13.5% de las personas ocupadas en el servicio doméstico residía en hogares con condición de hacinamiento”.

“Para el año 2019, entre la población ocupada en TDR la incidencia de pobreza monetaria alcanzó el 19.2%, cifra que englobó a cerca de 49,941 personas, incluidas 2,430 personas en condición de indigencia o pobreza extrema”, refiere el documento preparado por la Oficina Nacional de Estadística y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo.

Sobre las horas en la jornada laboral, el informe señala, basado en la Encuesta de Fuerza de Trabajo del 2019, que “casi la mitad de las personas ocupadas en servicio doméstico (47.0%) trabajó entre 40 y 49 horas a la semana; aproximadamente un tercio trabajó menos de 30 horas a la semana, peculiaridad que predomina entre las mujeres del sector”.

Lee más: Domínguez Brito aboga por que se cumplan derechos a domésticas

En términos de prestaciones, en el informe se señala que “91 de cada 100 personas ocupadas en el sector servicio doméstico indicó disfrutar de regalía pascual o salario navideño; solo el 31.7% declaró contar con vacaciones pagadas, cifra que fue moderadamente mayor para el caso de los hombres (43.7%); a licencia por enfermedad con disfrute de sueldo dijo tener acceso el 53.0% de las personas del sector mientras que otros tipos de beneficios o prestaciones laborales fueron declaradas por un bajo porcentaje de personas del TDR”.

FINJUS alerta sobre aspectos legales proyecto

El proyecto de resolución dado a conocer esta semana por el Ministerio de Trabajo ha desatado toda suerte de reacciones, pese a que se trata de la implementación de un convenio firmado por el país con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y ratificado por el Congreso Nacional en 2013.

En ese contexto, la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS) plantea que en las discusiones sobre el tema no debe obviarse las particulares características del trabajo doméstico.

Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente de la entidad, expresó que “El trabajo doméstico responde a particularidades específicas pues implica delegar el manejo del hogar a contrapartida de una remuneración; de ello se derivan aspectos de amplios matices subjetivos tales como la convivencia familiar, disposición de recursos propios del hogar, entre otros”.

Con relación a la formalización del trabajo doméstico a través de un contrato dijo que se dejaron de lado los acuerdos verbales, usos y costumbres en lo que corresponde al trabajo doméstico.

“De contemplarlo así, una normativa debe contemplar estructurar un contrato tipo de fácil acceso y verificar de qué manera se sortearían las dificultades relativas a la estructuración del contrato de cara a los términos propios de lo jurídico, esto para la comprensión de lo firmado por las partes”.

En otro orden Castaños Guzmán cuestionó que la pieza no incluye las diferentes modalidades del trabajo doméstico, que puede ser a tiempo completo, parcial o itinerante.

“Con relación a las formas de terminación contractual, el proyecto de resolución solo contempla las figuras de mutuo acuerdo y el desahucio realizado por cualquiera de las partes. Deja de lado el despido justificado y/o dimisión ante la ocurrencia de faltas tanto por parte del trabajador como del empleador.

Más leídas