Sale caro asistir a aulas

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/563D4944-58F9-4E9C-A245-5B2C9CD3FB42.jpeg

Los jóvenes que viven en La Ciénaga y que cursan estudios universitarios gastan por lo menos RD$60 diarios para ir a sus respectivos centros de estudios, debido a que en ese barrio no existen rutas del transporte colectivo, como en otras comunidades, señalaron ayer dirigentes comunitarios del lugar.

En este empobrecido sector a orillas del río Ozama, viven más de 19 mil personas, la mayoría son jóvenes, y muchos de ellos tienen en el estudio la única esperanza para salir de la pobreza.

Empero, según el dirigente comunitario Domingo Bueno Paulino, uno de los principales obstáculos que tienen los estudiantes que viven en La Cíenaga para alcanzar su objetivo es la carestía del transporte, que en su caso se agrava por la falta de una ruta de guaguas con lo cual el pasaje de ida y vuelta sería de RD$20.

En ese sentido, pidió a las autoridades disponer la creación de rutas de autobuses para abaratar el transporte a los residentes en este barrio, sobre todo de los estudiantes.

“Es increíble que estando tan cerca de la ciudad estemos tan lejos”, manifestó Bueno Paulino.

Explicó que un estudiante que viva en La Ciénaga gasta más para ir a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) otro que viva en Invivienda o Los Alcarrizos, a pesar de que estas comunidades están mucho más lejos de esa casa de estudio.

Adujo que esto se debe a que tienen que pagar RD$20 a un motoconchista y una suma similar para entrar al barrio, aparte de los otros pasajes.

Bueno Paulino hizo el señalamiento al presentar la “Agenda “Planificación de Desarrollo de la Juventud de La Ciénaga”, donde se plantean las metas de los jóvenes de esa comunidad para los próximos seis meses.

Expresó que además de una ruta de guagua, los jóvenes de La Ciénaga aspiran que en el barrio se instale un centro de informática, mejorar el medioambiente, sobre todo el saneamiento de las cañadas. También tienen programado la habilitación de espacio para las prácticas deportivas y el sano esparcimiento de los moradores del lugar.

Otra meta de los jóvenes de La Ciénaga para el próximo semestre es el saneamiento y arborización de la ribera del Ozama.

Indicó que para lograr estos objetivos han integrado a cientos de estudiantes de la comunidad, tanto del nivel medio como superior.

Dijo que para alcanzar sus objetivos cuentan con el apoyo de algunas instituciones como el Banco Interamericano para el Desarrollo (BID), el Proyecto de Saneamiento de Barrios Marginados (SABAMAR), del presidente de la Fundación Nazir Atallah y otras entidades que han obsequiado becas para estudios a cientos de estudiantes de escasos recursos.

“Pero sobretodo contamos con nuestro deseo de educarnos y progresar”, dijo Bueno Paulino.