Salud bucal. Cuidado de tu salud oral en primavera

A1

Finalizó el invierno y con ello quedan atrás los cambios bruscos de temperaturas lo cual conlleva a un sin número de virus que afectan nuestro cuerpo. La buena noticia es que llega la temporada de primavera, tiempo de disfrutar nuevamente de los paseos, excursiones, ir a la playa, etc. Es también el momento en que muchos están buscando cambios positivos para vivir una vida feliz.
Debido a esto las personas comienzan a salir más de sus casas y con esto los cambios constantes en la dieta y dificultad de llevar un proceso de higiene oral adecuado, y es este momento preciso de renovar tu kit de higiene oral, cambio de cepillo, hilo dental, enjuague y en muchos casos cepillos interdentales.
Para evitar los problemas que pueden llegar a aparecer si no se tiene el cuidado adecuado de nuestra salud bucodental, se debe hacer caso a una serie de consejos muy sencillos, pero imprescindibles de realizar para lograrlo.
Lo ideal es realizar siempre un correcto cepillado después de cada comida, este debe tener una duración mínima de dos minutos para conseguir la limpieza adecuada. Tomar en cuenta que después de la higienización nocturna se evitar consumir alimento alguno, no comer ni tomar nada que no sea agua, esto ayudará a que la boca permanezca saludable durante la noche que es cuando se hace más vulnerable a los ataques bacterianos.
En cuando a la elección del cepillo, la recomendación es, que este debe tener cerdas suaves y con una cabeza pequeña a fin de que este sea capaz de llegar a todas las áreas de la cavidad oral. Existe una idea errónea sobre usar un cepillo con cerdas duras y esto no es recomendable ya que pueden resultar afectados tejidos orales como la encía y desgate prematuro del esmalte dental.
Para completar esa higiene adecuada de toda la boca, es necesario mencionar los ayudantes indispensables; el hilo dental y enjuague. Es importante saber que un cepillo de dientes por sí solo no tiene la capacidad de limpiar de manera correcta todos los espacios, para estos casos es útil el hilo dental o cepillo interdental y los colutorios (enjuagues bucales) los cuales terminan de eliminar todo lo demás y dejar un aliento fresco.
Por otro lado, llevar una dieta inadecuada puede ocasionar una nutrición deficiente, motivo por el cual se pueden presentar infecciones y bajas defensas del organismo. Debido a esto los tejidos orales pueden padecer procesos que pueden ser influenciados en cierta forma por la dieta y sistemáticamente por el sistema defensivo, esto quiere decir que el estado nutricional de un paciente influye en gran manera en la salud de toda la cavidad oral. Mejorar nuestros hábitos alimenticios, evitar el picar entre horas ayudará a mantener saludable todo el cuerpo incluyendo la boca.