Salud, educación y gasto social, reglas de oro contra la pobreza

Para que la República Dominicana transite el camino del desarrollo tiene que reorientarse la inversión hacia educación, salud, y potenciar la asistencia en materia de seguridad social, expresó el economista Rolando Guzmán, rector del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Esa es la única forma de romper la asimetría que ha habido en el proceso de crecimiento del país, en el sentido de que, cuando se entra en crisis aumenta mucho la pobreza, pero cuando hay crecimiento esta tarda mucho en reducirse, precisó.

Tal situación se ha producido por la ausencia de un énfasis en materia de gastos sociales y políticas sociales.

En ese mismo orden tiene que trabajarse el tema de la generación de empleos, que es sin duda el gran problema que subyace a la pobreza en el país, cuya tasa de desocupación es un 14 por ciento, afirmó.

“Reducir esa brecha requiere de políticas, capacitación y reorientación del sistema productivo”.

Cuestionado sobre cómo se llega de manera expedita a ese cambio de modelo, dijo que a través de la mejoría del gasto público, con la aplicación de políticas que aumenten la productividad y la competitividad.

“Si no hay productividad la reducción de la pobreza implica necesariamente quitarle a unos para darle a otros, pero no es la mejor salida.

“Por eso pienso que las políticas de combate a la pobreza no son independientes de las políticas de desarrollo productivo, y eso nos lleva directamente a la educación, que es el gran elemento redistributivo”.

Las claves

1.  La educación

Guzmán planteó que todo cambio de modelo económico tendente a reducir la pobreza, debe comenzar con más inversión en la educación, que es el gran elemento redistributivo.

2.  El gasto

El Gobierno dominicano debe reorientar el gasto y mejorar sus políticas sociales, si quiere beneficiar a las grandes mayorías, a los más vulnerables.