Salud Interior
Hoy te presento: La ira de la bestia

Hay palabras que de tan solo escucharlas duelen, como es el caso del término feminicidio, el mismo implica el asesinato de una mujer de forma intencional, por las  manos de un hombre que antes usaba esas mismas manos para acariciar o golpear. 

Cuando las caricias y golpes ya no se toleran provocan la  ira de la bestia. En nuestro paìs, las caricias interrumpidas por mujeres que dejaron de amar o simplemente decidieron abandonar al golpeador que tienen como compañero, han arrojado en el período enero – agosto de lo que va de año 133 asesinatos, de los cuales 89 han sido por la intimidad de los asesinos con las victimas (feminicidio íntimo)  y 44 por otros motivos no relacionados a la intimidad (feminicidio no íntimo), pero sí asociados a violaciones sexuales, robos, riñas, y de manera accidentales.

Según los datos encontrados en el Departamento de Estadistica de la Procuraduría General de la República. Cuidarnos es nuestro deber y derecho,  por ello en este mes de la No Violencia contra la mujer, les invito a reflexionar, sobre su calidad de vida en pareja y que que se haga la pregunta del millón,  ¿Quién es mi marido?,  una pregunta que no es fácil contestar objetivamente y muchas veces no tenemos el coraje de enfrentar la realidad que la misma encierra.

Una ayuda en su reflexiòn es chequear detenidamente las siguientes actitudes que caracterizan el perfil del hombre violento: Utiliza amenazas. Inseguro.  Dominante y controlador. Celoso.  Hipersensible. Abusivo verbalmente.  Culpa a otros por los problemas.  Rompe y tira objetos. Es cruel con los animales y niños. Aísla a su pareja. Usa la fuerza durante el acto sexual.  Si a su marido lo ¨adornan¨   tres o más de estas ¨ virtudes ¨, tan solo recuerde que una boca cerrada, ocasiona dos muertes; una lenta, la del alma y otra irremediable, la del cuerpo.