Salud Preventiva. Prótesis total discal

27_07_2015 HOY_LUNES_270715_ ¡Vivir!4 C

Desde hace unos ocho años comenzó la industria a interesarse seriamente en nuestro país por la prótesis total discal, ya que antes no había más de tres compañías que tenían materiales de osteosíntesis para instrumentación de columna, y estas se basaban principalmente en tornillos transpediculares para la fijación en casos de fractura y en uno que otro caso de cirugía degenerativa.

Hoy en día hay más de 25 compañías de todas partes del mundo que dan asistencia de distinta forma a los cirujanos de columna de la isla. ¿Por que?, pues muy sencillo: la población de personas con patologías de columna no aumentó, sino la cantidad de cirujanos que se ha especializado exclusivamente en estas patologías. Cuando llegué de mi “Fellowship” de cirugía raquídea del extranjero había muy buenos cirujanos que participaban de una o otra forma en las patologías de columna, pero no se dedicaban exclusivamente a éstas.

Entre 2005 y 2007 comenzó la llegada de cirujanos entrenados en las nuevas técnicas de cirugía raquídea y hoy día hay más de 20 cirujanos en toda la isla con subespecialización en esta área. Esta es la razón por la que la industria cambió su modo de pensar en nuestra isla y por eso ahora les podría decir que a pesar que la prótesis total discal no es una novedad a nivel internacional, en su momento tuvo una curva de aprendizaje que ha hecho que hoy día sea una excelente opción para los pacientes en nuestra isla, pues ya hay cirujanos expertos en este tipo de técnica y tenemos dichos implantes a nuestra disposición.

Historia de la prótesis total discal. Aunque la prótesis de disco es relativamente nueva en el mercado de la ortopedia vertebral, la tecnología detrás de la artroplastia no lo es.

El doctor John Charnley introdujo la primera prótesis de cadera en 1962 en Inglaterra y la primera artroplastia de cadera se llevó a cabo en Estados Unidos alrededor de 1969. Aproximadamente al mismo tiempo, el Dr. Frank Gunston, un ortopedista canadiense que colaboraba con el Dr. Charnley, introdujo la primera prótesis de rodilla.

Actualmente, las artroplastias de cadera y de rodilla suman los índices más elevados en cuanto a satisfacción de los pacientes: se estima por encima del 90 %. La primera prótesis para artroplastia discal vertebral fue introducida por el Dr. Ulf Fernström en Suecia a principios de los sesenta. El implante consistía en una bola de acero que se insertaba entre las vértebras para mantener el espacio entre los cuerpos vertebrales y la movilidad de la articulación. El Dr. Fernström implantó su dispositivo, comúnmente llamado “bola de Fernström”, en más de cien pacientes. Sus resultados clínicos se publicaron por primera vez en 1964.

La prótesis total discal que se usa hoy en día contiene dos componentes que se dividen entre piezas, un componente que se inserta en los platos vertebrales que es de cromo-cobalto y un inserto de polietileno que es el pivote donde se mueve esta. Estas prótesis de última generación han pasado en los últimos diez años por cambios y hoy día estamos utilizando su tercera generación.

LAS CLAVES

Las personas con degeneración de disco en la columna lumbar y en la columna cervical, en ocasiones tienen dolor crónico y discapacitante de la espalda, que puede ubicarse en la espalda baja o en el cinturón escapular a la altura de los hombros. La mayoría de los pacientes con enfermedades degenerativas sintomáticas de la columna son tratados sin cirugía, con medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia e inyecciones. La mayoría de estas personas responderán favorablemente a los métodos terapéuticos no quirúrgicos, pero un subconjunto de personas seguirá teniendo dolor. La naturaleza crónica del dolor de columna muchas veces interfiere con la capacidad de trabajar y participar en las actividades normales de la vida diaria. En consecuencia, puede ser necesario el tratamiento quirúrgico.

En nuestro país, y en casi todos los centros de columna del mundo, el principal procedimiento que se hace para este tipo de patologías son las artrodesis, sean anteriores, posteriores o extremo laterales, según la preferencia del cirujano o la escuela donde aprendió. Lo que ayuda este procedimiento es que aunque no son malos procedimientos, las artrodesis son movimientos que detienen el movimientos de las vértebras haciendo que se carguen sobre los discos adyacentes, por lo que un 30 % de estos pueden sobrecargarse o producir un síndrome del disco adyacente que es que haga que se degenere.

Pronóstico a futuro de los pacientes con esta prótesis

El futuro en una prótesis de disco lumbar es diferente a lo que ya conocemos sobre las prótesis de cadera y rodilla, pues se dice que el tiempo promedio de una artroplastia de cadera está entre los quince y veinte años en el mejor de los casos en pacientes mayores de 65 años con una vida sedentaria y de diez a quince años en las prótesis de rodilla, pero se dice que las prótesis de disco tienen una vida útil de 30 millones de ciclos en el laboratorio, esto es toda una vida de un paciente adulto joven, o sea, más de 40-60 años, pues los requerimientos mecánicos de los discos intervertebrales son muy distintos a los de las demás articulaciones.

En el pasado el fracaso de este tipo de cirugía estaba íntimamente relacionado al entrenamiento de cirujano y la generación de tipo de prótesis de disco.

El pronóstico a futuro con un paciente que reúna los estándares ideales para esta técnica es excelente.

ZOOM

Recuperación

La principal ventaja de tener una artroplastia total lumbar es la recuperación, pues el mismo día de realizar este procedimiento se pone al paciente a caminar, a unas cuatro horas después de la intervención. El dolor se recupera inmediatamente luego de esta cirugía; para que se entienda, esto es como una pequeña cesárea, pero sin las incomodidades hormonales y las atrofias musculares de un embarazo.