Salud terminará de aplicar un millón  de vacunas

http://hoy.com.do/image/article/484/460x390/0/1E8DDE2D-D0F2-4327-BC9C-E44ADC38BBDD.jpeg

La secretaría de Salud Pública  informó  ayer que completará esta semana la aplicación de un millón de dosis de vacunas a haitianos y dominicanos que estén a lo largo y ancho de la zona fronteriza, a fin de prevenir enfermedades evitables.

El  secretario de Salud Pública, doctor Bautista Rojas Gómez, dijo  que la entidad tiene en funcionamiento en Puerto Príncipe y la zona fronteriza 40 plantas potabilizadoras de agua para cubrir la demanda de agua en esa zona.   

Expresó  que desde el miércoles  pasado, un  equipo de médicos y enfermeras han aplicado alrededor de un millón de dosis de vacunas contra la  polio,  rabia, difteria, tétanos, fiebre tifoidea, neumococo y hepatitis A, con la finalidad de prevenir complicaciones de  salud  en los haitianos impactados por el terremoto.

La cartera sanitaria señaló que los pacientes afectados por el terremoto les están siendo aplicadas  vacunas a todo lo largo y ancho de la frontera y  en los establecimientos de salud de las provincias fronterizas localizados en Barahona, Jimaní y Pedernales. 

Dijo que lo mismo sucede con los dominicanos que cruzan la franja fronteriza.

Aseguró que para llevar a cabo esas acciones, Salud Pública ha establecido la logística necesaria para desarrollar con efectividad la jornada de inmunización.

Dijo que ese  personal  especializado de la Salud Pública permanecerá en esa zona el tiempo que fuere necesario, a  fin de colaborar lo más posible con el pueblo haitiano.

“Continuaremos de manera permanente la labor de asistencia médica, orientación y colaboración con el hermano país de Haití,  adoptando las acciones y medidas que sean necesarias con el objetivo de disminuir los efectos de la tragedia”, sostuvo.

En la zona fronteriza se requiere la presencia de médicos especialistas del área de anestesia y ortopedia.

Desde la zona se ha reportado el cansancio de los médicos y la necesidad de ser relevados.

En algunos centros de Santo Domingo, los epidemiólogos orientaban sobre los requerimientos de cada hospital y de las casas de internamiento.