Saludan cambio político en Georgia

http://hoy.com.do/image/article/197/460x390/0/5023E6C4-D54F-41A3-923C-E0EC3C9B2E85.jpeg

PARIS (AFP).- La mayoría de los países del mundo saludaron ayer lunes la renuncia del presidente de Georgia Eduard Chevardnadze tras una ola de manifestaciones populares en las que no hubo derramamiento de sangre, pero mientras que Estados Unidos se declaró dispuesto a trabajar con el nuevo gobierno, Rusia expresó su inquietud por la llegada al poder de nacionalistas pro-occidentales.

Washington y Moscú manifestaron fuertes diferencias luego de la dimisión el domingo de Chevardnadze, quien fue ministro soviético de Relaciones Exteriores y uno de los artífices de la Perestroika.

Las autoridades de Estados Unidos aseguraron que están listas para trabajar con el nuevo gobierno de la presidenta interina de Georgia, Nino Burdjanadze.

“Esperamos con interés trabajar con la presidenta interina Burdjanadze (y saludamos) sus esfuerzos por mantener la integridad de la democracia en Georgia mientras intenta asegurar que este cambio de gobierno esté conforme a la Constitución”, dijo el portavoz del departamento de Estado, Richard Boucher, en un comunicado.

Estados Unidos y otros miembros de la comunidad internacional “están listos para apoyar al nuevo gobierno” para que organice elecciones libres e imparciales. Pero voces discordantes se hicieron oír en Moscú, donde el presidente Vladimir Putin lamentó que el cambio de régimen se haya producido “bajo una fuerte presión física”.

“Quienes organizan y alientan dichas acciones asumen una enorme responsabilidad ante el pueblo”, declaró el presidente ruso en una advertencia a los líderes de la oposición radical que forzaron la renuncia de Chevardnadze.

La asunción de la oposición al poder es un golpe duro para Moscú, que teme que esos jóvenes radicales pro-occidentales intenten orientar al país hacia Estados Unidos o provoquen una nueva guerra civil.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Igor Ivanov, manifestó el lunes que Rusia reserva su posición frente al futuro del gobierno de Georgia, que dependerá de la forma en que sea electo.

“Vamos a seguir los acontecimientos en Georgia, cómo son elegidas las autoridades legítimas, y determinaremos nuestra posición en función de eso”, señaló Ivanov.

Para ciertos países de la ex URSS cuyos dirigentes autoritarios son criticados, la partida del “viejo zorro” constituye toda una “lección”.

La renuncia forzada de Chevardnadze es una “lección para Ucrania”, donde podrían producirse acontecimientos similares, estimaron el lunes diputados ucranianos oficialistas y de la oposición.

Ucrania también cuenta con una oposición parlamentaria “bastante fuerte y organizada” que podría reclamar el poder por vía revolucionaria, lamentó un responsable parlamentario, Sepan Havrich.

Pero China no va en ese sentido. Pekín expresó el lunes que respeta “la elección del pueblo georgiano”.

Varios países u organizaciones manfiestaron su deseo de que se lleven a cabo elecciones libres en Georgia.

“Es esencial que los acontecimientos (en Georgia) den lugar a elecciones democráticas libres de acuerdo a los criterios internacionales”, subrayó la Comisión Europea.

El ministro danés de Relaciones Exteriores, Per Stig Moeller, llamó “al diálogo entre los partidos políticos en Georgia para garantizar elecciones democráticas”, y se declaró “satisfecho” de ver que la crisis en esta ex república soviética se desarrolló en forma pacífica.

“Las nuevas elecciones anunciadas deben permitir ahora restablecer la confianza de la población en los dirigentes políticos del país”, estimó por su parte el jefe de la diplomacia alemana, Joschka Fischer.

Francia llamó también a la comunidad internacional a respaldar al nuevo régimen y dijo que estaba lista para “aportar toda su ayuda”.

“Las autoridades georgianas, en particular la presidenta en funciones Nino Burdjanadze, deben gozar del apoyo de todos para garantizar la estabilidad del país y organizar nuevas elecciones, en conformodidad con la Constitución”, afirmó París.