Salud
Descubre cuál es tu tipo de piel y aprende a cuidarla

Prevenir

Es importante conocer a fondo qué tipo de piel tienes para saber qué tratamiento requiere y cuáles son  tus necesidades específicas.

Si tu piel es grasa.  Aparecen granitos de punta blanca y notas brillos en el mentón, las  aletas de la nariz y la frente. Es muy importante limpiarla bien (mañana y noche), porque tiende a acumular impurezas. Usa cosméticos libres de aceites (oil free).

Hidrátala con cremas matificantes, para evitar brillos. Usa antiarrugas a partir de los 30 años. No es cuerto que esta piel no tenga arrugas.

Si tu pies es seca.  Le falta elasticidad, tiende a escamarse, se agrieta, y pierde firmeza y salen arrugas prematuramente. Percibes asperezas y falta de luminosidad y picos.

Límpiala a diario con soluciones humectantes o aceites. Hidrátala tantas veces como sea necesario y usa el doble de cantidad para los pómulos que para la frente y la nariz. Exfóliala dos veces por semanas.

  Si tu pies es sensible.  Se enrojece con facilidad, se irrita con el sol, el cloro, la sal… Hidrata con cremas ricas en glicerina, aloe vera y avena. Límpiala a diario con leches y tónicos suaves.

Un buen “antibiótico” natural

La risa es un magnífico  remedio para prevenir males y funciona como “antibiótico” natural. Las carcajadas no han curado a nadie, pero ejercen efecto positivo en el estado psíquico y físico.

Como nos cuenta la psicóloga María del Mar Tesías, “cuando te ríes sientes placer porque el cerebro se estimula para liberar endorfinas, unas sustancias que alivian el dolor, rechazan la ansiedad  y el estrés. También influyen en el sistema cardiovascular: aunenta el pulso, se bombea más sangre y el oxígeno fluye en mayor cantidad. Y en el respiratorio, pues con cada espasmo en intercambio de aire puro se duplica. Todo el sistema muscular se agita para luego relajarse, liberando tensiones”.

Buenos hábitos para respirar bien

El Síndrome Apnea-hidroapnea del suelo (SAHS) es un cuadro de somnolencia excesiva, trastornos de la conducta, respiratorios, cardíacos, metabólicos… secundarios a episodios de obstrucción de la vía  aérea superior durante el sueño. Evite el alcohol, el tabaco, fármacos tranquilizantes, privarse del sueño y dormir boca arriba.

Ocúpate de la dieta de los mayores

La dieta determina en gran medida el estado físico de las personas. En ausencia de causas patológicas, las deficiencias alimentarias, frecuentes en personas mayores se deben a errores nutricionales que desaparecen al rectificar estos errores.

 Con la edad disminuye la masa muscular y la densidad ósea y se produce un aumento del tejido adiposo, y por ello la alimentación debe basarse en una dieta que suministre los nutrientes necesarios en la proproción adecuada.

Te recordamos  los nutrientes que se deben consumir una vez cumplido los 50 años.

Hidratos de carbono complejos.  Pan, legumbres, arroz y cereales.

Proteínas.  Leche desnatada y derivados (yogur, quesos magros, requesón) que  proporcionan calcio, muy necesarios en este segmento, huevos (por dos semanas), pescado azul y blanco (mínimo tres veces por semanas) y pollo.

Grasas buenas.  Puede darles a consumir aceite de oliva extra virgen, aguacate y frutos secos.

 Vitaminas y minerales.  Frutas y verduras además son ricas en fibras.

Agua.  Es de suma importancia que a esta edad consuman al menos dos litros de agua al día.

No te olvides del cuero cabelludo

Un cabello  sano no sólo implica cuidados externos del pelo. El cuero cabelludo es la base del cabello y debe estar nutrido para un buen desarrollo de éste. Para tratar con esmero… sigue una dieta equilibrada rica en frutas y verduras que facilite el nacimiento de un pelo sano y fuerte; bebe un mínimo de dos litros de agua al día; usa tratamientos  (fortalecedores y vitaminas).