Salud
Señora de las cuatro décadas… ¡A cuidarse!

Prevenir. La vida empieza a los 40”, bien dicen muchas mujeres. Pero para ello, hay que cuidar la alimentación y a la salud, y sobre todo mantenerse activas y motivadas.

Nutrientes poderosos. Grasas buenas: sin ellas, el cuerpo no será capaz de absorber vitaminas y minerales. El aceite de oliva, el aguacate, las almendras y la soya posee este tipo de grasa.

Calcio: previene la osteoporosis. Podemos encontrar este mineral en alimentos como cereales integrales, verduras, leche, yogur, almendras y sardinas.

Magnesio: es un componente importante para la salud. Se consume en  verduras de hoja como la lechuga, la espinaca y la alfalfa.

La menopausia.  Esta es una etapa evolutiva y natural, que se presenta entre los 45 y 55 años de edad, y no debe ser tomada como una enfermedad.

Los síntomas característicos son: períodos menstruales menos frecuentes, sofocos, sudores fríos, cambios de ánimo, irritabilidad, depresión, ansiedad, e incluso se puede presentar resequedad vaginal  y disminución del deseo sexual.

Sexualidad a plenitud.  Según varios estudios, a esta edad se goza de un buen momento sexual. Todo depende de la mentalidad positiva que se mantenga. Una sexualidad activa ayuda a conservar la elasticidad de los músculos de la vagina.

La edad no viene sola. Con la llegada de los 40, el cutis pierde luminosidad, las arrugas empiezan a ser evidentes y el cuello presenta los primeros signos de flacidez.

La hidratación es el cuidado fundamental. Por ello, hay que buscar productos anti-edad.

Osteoporosis causante de las caídas

Una de cada veinte caídas en el hogar produce una fractura ósea y de éstas, una de cada cinco es  de cadera.

Las fracturas de cadera tienen una alta tasa de mortalidad; casi un 10% de los pacientes fallecen durante el primer mes; además, como consecuencia, la mayoría de los pacientes  -generalmente personas mayores- pierden su independencia para las actividades de la vida diaria.

La osteoporosis es un factor determinante para que ocurran fracturas, pues debilita el hueso, pero para que se produzca la fractura de cadera es necesario que haya también un traumatismo, aunque sea pequeño, sobre esa zona. Así pues, es importante prevenir las caídas para evitar fracturas.

La infidelidad económica en el matrimonio

Si le estamos ocultando a nuestra pareja el total de nuestros ingresos, o si le escondemos los estados de cuentas bancarias y de las tarjetas de crédito, estamos siendo desleales dentro del matrimonio. La lealtad tiene que ver con un principio de vida de no fallarle al otro; es un término que abarca más que la obligación de ser monógamo.

Pezones retraídos, una malformación

Prevenir.

¿Qué se entiende por pezón retraído? A partir de la pubertad se puede observar que los pezones en lugar de su forma protuberante, se encuentran aplanados e incluso introducidos dentro de la piel.

El origen habitualmente es congénito, es decir, de nacimiento y suele haber parientes que padecen el mismo problema. Sin embargo, no se suele apreciar, salvo en casos extremos, hasta la pubertad, debido al desarrollo que en esta época experimenta el pezón con su areola y la mama en general. El fenómeno de retracción se debe a que las fibras conjuntivas  que rodean los conductos que drenan la leche producida en las glándulas de la mama al exterior se engruesa y acorta, y “tira” del pezón hacia la profundidad de la mama.

Problemas que  ocasiona. El pezón pierde su sensibilidad, lo que disminuye la satisfacción en las relaciones sexuales. La alteración de la silueta normal del pecho puede ocasionar problemas psicológicos a la paciente. La mujer no podrá amamantar, ya que el pezón no es protuberante y el recién nacido no lo puede introducir en la boca para succionar.

El retraimiento puede ocasionar varios tipos de trastornos, a saber: tumorales, infecciones previas y golpes o heridas que producen como consecuencia una cicatrización excesiva.

Cariño, esta noche no quiero

Varias situaciones pueden esconderse tras esta frase, que tanto hombres como mujeres suelen utilizar. Problemas sexuales, insatisfacción y falta de deseo, entre otros factores.

La falta de comunicación es la razón principal para los problemas de pareja. Esto provoca que tanto el hombre como la mujer no expresen lo que les gusta o lo que no es de su agrado.