Salvador vive clima tenso antes de las elecciones

SAN SALVADOR.- El Salvador vivió ayer un clima de tensión y expectación ante los comicios presidenciales de mañana domingo, tras una campaña que ha estado marcada por la agresividad y por recuerdos de la guerra civil.

El candidato presidencial de la gubernamental Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), Elías Antonio Saca, encabeza todas las encuestas, pero el aspirante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Schafik Handal, considera que tiene opciones de triunfo el domingo.

En una rueda de prensa ayer con corresponsales extranjeros, Handal, de 73 años, afirmó que desde que “la campaña del miedo” que ha desarrollado ARENA “se ha hecho más dura”, más ha crecido el apoyo a su partido.

Según Handal, “los fantasmas que crearon los están asustando a ellos mismos (ARENA)”.

También en una reunión con corresponsales extranjeros, Saca, de 39 años, afirmó que si hay una campaña del miedo, ha sido generada por el FMLN, partido que ha estado relacionado “con quema de banderas y con celebración de atentados terroristas”, aunque no especificó más.

En su opinión, “eso genera miedo y ha generado mucho miedo en esta campaña”.

En un llamado a los salvadoreños, Saca aseguró que el temor no puede vencer, recordó que “los salvadoreños ya votamos en medio de las balas en el pasado”, y consideró que “en los últimos días hemos permanecido en calma y tranquilidad y creo que el ambiente es propicio para la votación”.

[b]ARENA pide apoyo EU[/b]

La derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) de El Salvador apeló ayer al apoyo de funcionarios de Estados Unidos, entre ellos el subsecretario de Estado Adjunto para América Latina, Otto Reich, para advertir de “los peligros” de un eventual triunfo de la ex guerrilla en las elecciones presidenciales del domingo.

“Si el FMLN llega a ganar las elecciones presidenciales pueda que tengamos en El Salvador una situación de inestabilidad como en Cuba con (Fidel) Castro o en Venezuela con Hugo Chávez”, aseguró Reich en una entrevista al programa informativo El Noticiero del canal 6 de la televisión salvadoreña, que fue difundida este viernes.

La existencia de una entrevista a Reich ya había sido advertida el pasado miércoles por el candidato presidencial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Schafik Handal, durante un mitin en la ciudad de Usulután (este) al cierre de la campaña electoral.

En esa oportunidad Handal acusó a ARENA de enviar periodistas de la televisión privada a entrevistar a Reich, a fin de que hiciera una declaración contra el FMLN.

Este viernes, en la entrevista con la televisora salvadoreña, Reich insistió que un eventual gobierno dirigido por el FMLN “afectará” las relaciones entre Estados Unidos y El Salvador por considerar que en esta nación centroamericana se instauraría un gobierno “similar a Cuba donde no hay democracia”.

Las declaraciones de Reich ocurren en momentos que El gobierno de El Salvador, basado en declaraciones de congresistas de Estados Unidos, se declaró “preocupado” este viernes ante la posibilidad de que unos 265.000 salvadoreños acogidos a un programa migratorio puedan ser deportados de esa nación si la ex guerrilla llega a gobernar en El Salvador.

“Nos encontramos sumamente preocupados. Congresistas, líderes republicanos y demócratas, han dicho que de cambiar el sistema en el que vivimos, de ganar el FMLN las elecciones, corre un tremendo riesgo la situación legal de los salvadoreños acogidos al TPS que podrían ser enviados de regreso a nuestro país”, aseguró el secretario de la presidencia, Juan José Daboub.

Este viernes, el Diario de Hoy publicó declaraciones del congresista republicano Dan Burton, en el sentido de que “si el candidato del comunista FMLN asume la presidencia, muy bien podría ser necesario para los Estados Unidos reconsiderar nuestra relación con El Salvador, y la prolongación del TPS para los ciudadanos salvadoreños”.

Según el períodico, Dana Rohrabacher, congresista por California, afirmó que “un régimen hostil comunista abrirá una brecha lamentable” entre El Salvador y Estados Unidos, que podría llevar a que Washington “reconsidere el otorgamiento del TPS”.

El TPS fue concedido a los salvadoreños por el gobierno estadounidense en marzo de 2001, como una ayuda a esta nación centroamericana tras los dos terremotos que la sacudieron el 13 de enero y el 13 de febrero de ese mismo año.

Estados Unidos concedió una primera prórroga al TPS a mediados de 2002 y en setiembre de 2003 dio una nueva extensión de 18 meses al programa que beneficia a unos 270.000 salvadoreños que ingresaron a ese país antes del 13 de febrero de 2001 y que han podido acceder a permisos temporales de residencia y de trabajo.

Ante las declaraciones de los congresistas estadounidenses, Daboub llamó a los salvadoreños a “pensar” el día de las elecciones en “cuál es el tipo de relación que queremos tener con un país que le ha abierto los brazos a nuestros compatriotas”.