Salvadoreños votan en masas y sin incidentes

SAN SALVADOR (AFP).- Una masiva afluencia en un ambiente de tranquilidad se registró este domingo en las elecciones presidenciales de El Salvador, en las que se decidirá si la derecha logra un cuarto gobierno consecutivo o si la izquierda accede por primera vez al poder.

Más de 3,4 millones de salvadoreños acudieron a una elección polarizada entre el empresario de radio Elías Antonio Saca, de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), y Schafik Handal, un ex jefe guerrillero del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) indicó en sus primeros reportes que los comicios se desarrollaban con completa normalidad, a excepción de pequeños retrasos en la apertura de algunos centros de votación.

En la contienda también participan los candidatos de centro izquierda Héctor Silva, ex alcalde de San Salvador, y el diputado derechista Rafael Machuca, quienes no tienen ninguna opción de triunfo, según las encuestas de opinión.

Si ninguno de los postulantes alcanza la mitad más uno de los votos válidos, la contienda se dirimirá en una segunda vuelta entre los dos más votados.

De acuerdo con el TSE, se espera que este domingo se de una votación récord con relación a los comicios de la última década, debido a la polarización de la campaña política.

Sin embargo, la procuradora de Derechos Humanos, Beatrice Alamanni, dijo temer que “muchos” salvadoreños se queden sin poder votar este domingo, ante la incapacidad de los centros de votación de acoger “el ritmo creciente” de electores.

“Creo que muchas personas podrían quedarse sin votar, he podido constatar que hay un ritmo creciente de votantes y eso esta bien, pero preocupa que muchos llegan a última hora y si las mesas están llenas no puedan hacerlo cuando se cierren, y ahí es donde se podrían generar desordenes”, advirtió Alamanni, quien acusó al TSE de falta de previsión.

Más de 17.000 policías realizaban una operación en todo el país para garantizar el orden, al tiempo que observadores internacionales y nacionales verificaban que todo transcurriera con normalidad.

En las elecciones anteriores, la votación apenas alcanzó el 40% de los ciudadanos inscritos en el padrón, pero se esperaba que en esta ocasión se situara en un 60% o quizás más.

Los 385 centros de votación abrieron hacia las 07H00 locales (13H00 GMT) y cerrarán a las 17H00 locales.

Aunque en las calles el ambiente era de tranquilidad, la campaña electoral cerró el pasado miércoles con una propaganda cargada de ataques entre uno y otro candidato, que continuó el fin de semana por parte de la derecha en los medios de comunicación a través de organizaciones fantasmas en espacios pagados.

La ex guerrilla del FMLN registró un repunte de última hora, según una encuesta divulgada el sábado, que señala un empate técnico con ARENA, vaticinando una segunda vuelta para el 2 de mayo.

La encuesta de la privada Universidad Francisco Gavidia (UFG), que no puede ser publicada en El Salvador por una prohibición legal, otorga 34,12% de las preferencias a Handal y 33,80% a Saca, quien hasta ahora figuraba favorito en los sondeos.

“Sin embargo, es de destacar que el 20,01% de indecisos es bastante elevado, y podría inclinar los resultados y dar un ganador en primera vuelta”, explicó el director del estudio, Walter Raudales.

El presidente Francisco Flores, llamó a los ciudadanos a votar masivamente y advirtió que en estos comicios se juega “el destino de El Salvador”.

Por su parte, Handal visitó este domingo la tumba del asesinato arzobispo de San Salvador Oscar Anulfo Romero, ante la cual depositó una ofrenda floral.

Considerado “la voz de los sin voz” por denunciar la injusticia social y la represión militar, Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un pistolero de los ultraderechistas escuadrones de la muerte, de un disparo al corazón, cuando oficiaba una misa en un hospital.

Los primeros resultados oficiales se aguardan hacia las 22H00 locales (04H00 GMT), aunque medios de información y los partidos políticos podrían adelantar proyecciones de encuestas a boca de urna poco después del cierre de las mesas de votación.