San Valentín

14_02_2017 HOY_MARTES_140217_ ¡Vivir!2 C

El Día de San Valentín es una celebración popular que se celebra en muchos países, en unos con más intensidad que en otros. En el nuestro, esta festividad en sus principios solo la tenían en cuenta un grupo de personas reducidas, pero con el transcurrir de los años, efectivas campañas publicitarias en torno al 14 de febrero han logrado penetrar en casi todos los sectores sociales y económicos.
Como todas las celebraciones, salvo las religiosas, los días de las madres, los padres, de la mujer, de la secretaria y otras son, en el fondo, festividades más bien de corte comercial, pues las toman de excusas para motivar a la gente a que “gaste sus chelitos”. San Valentín no se escapa de esa realidad, e incluso muchos enamorados toman muy en cuenta no sólo el gesto sentimental del que obsequia el regalo, sino su precio en metálico. La rosa, cualquier flor, deberá generalmente estar acompañada de algo más.
Los enamorados esperan cada año esta fecha simpática, sobre todo las mujeres, que son más románticas y soñadoras. Para algunos hombres, sobre todo los jóvenes, les puede resultar un problema, pues no tienen recursos para adquirir obsequios y se deciden a “romper” momentáneamente con su pareja o se hacen los enfermos, desaparecen y otros malabares, para resucitar unos días después de San Valentín. Lo mejor de la fecha es que desde hace unos años San Valentín no es exclusivo de las parejas enamoradas, sino se ha extendido como el Día del Amor y la Amistad.
Así es mejor, porque todo el mundo, tenga o no una ilusión amorosa, entra en el globo de San Valentín y sale premiado. Después de todo, hay que buscarle la parte dulce a la vida, y siempre será refrescante abrir un paréntesis a lo cotidiano, una pequeña escapada de la realidad y soñar principalmente con todo lo relacionado al amor, una palabra muy extensa en cuanto a sentimientos se refiere, pues no corresponde solamente al de parejas, sino el amor en sentido general que siempre ha sido y será esplendoroso, porque es el sentimiento más importante que poseen los humanos.