Santiago, al pie de la cultura

http://hoy.com.do/image/article/833/460x390/0/0FEA9E44-4023-474D-B683-A103E1FB5A3C.jpeg

SANTIAGO. A 500 años del primer escudo de armas que se colocó en esta ciudad se sigue una tradición cultural que la hace  “rendirse a sus pies”, y que la concibe atractiva al turismo nacional e internacional.

Es así como se forma la riqueza cultural de Santiago, que  está en las mismas entrañas de su gente, la cual se siente orgullosa  de vivirla, sentirla y mostrarla al mundo con el sabor y la pasión de sus raíces.

Dentro de ese patrimonio apreciado y que es la base del turismo cultural que posee la ciudad, están los coches, las marchantas, el carnaval, el periódico La Información, Las Águilas Cibaeñas, el Robalagallina, Cucharimba, las caretas, Federico Izquierdo y don Yoryi Morel.

Una típica marchanta con su atuendo característico, su sombrero y su burro cargado de frutas o  vegetales, es una viva estampa de la cultura de Santiago.

Zoila Balbuena es de las muchas mujeres que recorría diariamente unos 22 kilómetros desde su hogar en La Ceibita, en la parte Sur de la ciudad, hasta el Hospedaje Yaque, donde se suplía de vegetales, frutas, escobas, carbón y otros productos, para salir a venderlos  por las calles del Centro Histórico de Santiago.

Desde que salía de su casa, su único acompañante era “Veterano”, su burro, del que comenta era su fiel amigo y que junto a ella soportó días de sol y de lluvia, calor y  frío y quizás lo más gratificante: que sus clientes la esperaban cada día  para comprarles sus productos. Con 71 años,  con alma de mujer urbana, de fe, carisma innata y viva expresión de la cultura de Santiago, ella recuerda las tantas veces que tuvo que posar  para turistas que llegaban a Santiago, sorprendidos por su oficio. Recuerda, además, al calor de un sol de verano, que mientras tenía que dar su mejor sonrisa para que la cámara diera una buena imagen, su mente pedía a Dios vender rápido para irse a casa temprano y cuidar de sus  hijos.

“Cuando andaba en la calle con mi burrito, mi sobrero y mi delantal de colores,  muchos extranjeros y hasta dominicanos que me veían me decían “ay doñita déjeme tomarle una foto”. Y yo con mucho gusto me dejaba tomar la foto. Sabrá Dios cuántas foto me tomaron  y yo, déjame contarte, no tengo ni una foto de cuando  vendía”, recuerda la marchanta.

El chef Raudy Torres es el Robalagallina más famoso del país. Su carisma, su alegría indomable y andar campechano, lo han convertido en un icono de Santiago.

“Simplemente quiero decirte que soy feliz. No me arrepiento de haberle dado vida a ese personaje y que la gente no importa la edad, se sienta parte de mí. Siempre seré Raudy Torres, pero también siempre seré el Robalagallina del país”, indica.

Jorge (“Yoryi”) Morel era un pintor y folclorista santiaguero, cuyos cuadros capturan con mucha efectividad la vida y el aspecto de Santiago y de la región del Cibao. Sus cuadros son muy preciados en el país como a nivel internacional. En su honor existe un museo que guarda toda su colección.

Sobre las caretas de carnaval, desde hace 50 años en Santiago se promueve la creatividad en la confección de caretas de carnaval inspiradas en el personaje de lechón, el cual identifica la fiesta popular que se ofrece cada domingo de febrero.

A través del Concurso de Caretas Don Tomás Morel,esos personajes sin lugar a dudas forman parte del folclor de la provincia de Santiago, donde podemos citar otros actores que son y será parte de la historia.

El padre César Hilario ha sido durante muchos años director del coro de la catedral, El Orfeón de Santiago, hombre de reconocido talento y simpatía, goza de amplia popularidad.

Casa Báder, de Báder Fadul un inmigrante del El Líbano  quien a principios de siglo  estableció  este negocio donde vende las cervezas más frías de la ciudad. La Casa Báder está en la calle 16 de Agosto y además venden unos quipes sabrosos.  Aquí   existen muchos artistas plásticos  entre los que podemos citar a  Claudio Pacheco quien con su Quijote Caribeño, -una de las obras más vendidas en la actualidad-  juega con los colores y las formas.