Santiago de los Caballeros muestra su historia a través de obras

Santiago de los Caballeros muestra su historia a través de obras

En el corazón del Cibao se encuentra Santiago, una ciudad cosmopolita en la que puede hallar diversidad de edificaciones con estructuras decoradas, parques y otros  lugares donde han colocado esculturas de curiosa formación.

Dos de ellas las encontramos si llegamos al frente de la entrada al estadio Cibao por la avenida Imbert y nos detenemos en la acera del  margen de la derecha, que es donde éstas se aprecian.

Son dos esculturas construidas de metal, las cuales representan a  jugadores del béisbol profesional, un receptor en posición de estar esperando que le lancen la pelota, con su guante en la mano izquierda, y un jugador  parado, que con las dos manos empuña el bate con el cual conectará la bola que le envíe el lanzador.

En  la acera del margen de la izquierda se puede observar la escultura también construida de metal, del pitcher que, con la pierna izquierda levantada y con la pelota en la mano derecha, está en posición de lanzar la pelota hacia el pentágono.

También, si recorre avenida de La Barranquita  y llega a la entrada de la Universidad, podrá apreciar que frente a ésta, en el margen de la izquierda de un jardín con matas y gramas, está  el busto de José Martí, (1853-1859), Apóstol de la Independencia de Cuba. Esta escultura, construida en mármol blancuzco,  fue instalada el día 4 de noviembre del 2006 sobre un  corto pedestal de cuerpo rectangular.

Este busto fue colocado delante de ese edificio que es el conjunto de las facultades para la enseñanza superior, porque cuando José Martí llegó a la ciudad de Santiago, en tránsito, cuando se dirigía a  Montecristi a  reunirse con el dominicano  Máximo Gómez para tratar sobre la libertad de Cuba, éste -como era de la logia masónica- fue invitado por al Centro de Recreo de esta ciudad donde estampó su firma en el libro de este centro cultural, algo que la mayoría de los ciudadanos cibaeños no sabe.   Igualmente,   recorriendo la parte alta de la ciudad llegamos a donde está situado el Monumento a los Héroes de la Restauración, frente a la calle Daniel Espinal, donde podemos observar que en el centro que divide los dos caminos curvos que van hasta está su entrada, la escultura ecuestre en  metal de un valiente patriota dominicano de nuestra historia.

Esta es la de Gregorio Luperón, (1839-1897)  montado en su caballo, con la pierna derecha levantada en posición de cabalgar. Está colocada encima de un pedestal rectangular, el cual  presenta el escudo de RD en un lado, y en otro el de la ciudad  y delante, en la parte superior de su nombre, pero en altorrelieve de metal incrustada está la de una corona de laurel.