Santiago tiene problemas con basura

POR SANTIAGO GONZALEZ
SANTIAGO.-
El ayuntamiento municipal invierte mensualmente RD$16 millones para la recogida del 80 por ciento de los desperdicios sólidos que se producen en esta ciudad.

Sin embargo, la basura confronta graves problemas para su destino final, porque es llevada a un vertedero a cielo abierto que se mantiene encendido durante todo el año, provocando dificultades de salud a los residentes.

El otro 20 por ciento de los desperdicios es retirado directamente por los equipos del cabildo y una nueva empresa a la que se ha visto obligada a recurrir el síndico José Enrique Sued.

Ayer, Sued declaró que está alquilando camiones para enfrentar el problema, porque de sus 14 equipo de recolección, al menos 6 están dañados o en mantenimiento.

El cabildo tiene una deuda que ronda los RD$300  millones con  las empresas URBASER y Esemsa a las que paga US$23.50 por cada tonelada de basura recogida y se mantiene brindando el servicio.

Un estudio del Consejo Para el Desarrollo Estratégico de Santiago asegura que en esta ciudad se producen más de  700 toneladas de desperdicios y que alrededor de un 20% de ellos no están siendo retirados de las calles.

Pero si dificultoso se ha vuelto el problema de la recogida, muchas más dificultades genera el vertedero a cielo abierto en el sector Rafey, que emana una espesa humareda y pone en peligro la vida de alrededor de 250,000 habitantes de la zona norte de la ciudad.

“Nosotros estamos esperando que se nos ponga alguna queja”, dijo el procurador de Medio Ambiente, Tomás Cuevas, cuando el HOY le preguntó si iba actuar sobre la contaminación del vertedero y se molestó colgando la llamada cuando se le indicó que eso era de dominio colectivo.

El Plan Estratégico, junto a la Asociación Para el Desarrollo de Santiago, La Asociación de Industriales de la Región Norte, El Arzobispado y la Cámara de Comercio y Producción, trabajan en la integración de la Corporación CACA, la cual junto al ayuntamiento se encargará de dejar resuelto la recogida y deposito final de los desperdicios.

El ex sindico Héctor Grullón Moronta afirmó que lo que acontece en la actualidad es parte de un “descuido inexcusable” y que en su gestión logró realizar una licitación internacional para construir un relleno sanitario que el síndico Sued abandonó inmediatamente  llegó a la sindicatura porque entendía que el Naranjo no era el lugar adecuado.

“Equivocadamente Sued se embarcó en rehabilitar el vertedero de Rafey hasta llegar a conclusiones contrarias a las recomendaciones técnicas de hacer un relleno sanitario en ese lugar donde no hay condiciones”, sostuvo.

HABLAN LOS MEDICOS

El neumólogo Benjamín Hernández aseguró ayer que la combinación de cambio brusco de temperatura, unido a la polución y el humo ha aumentado de forma considerable los casos de enfermedades respiratorias.

“Basta con ir a las emergencias de las clínicas o en las unidades de internamiento donde se tratan los casos de bronquitis y casos asmáticos para que te dé cuenta de la situación”, comentó.

Alertó a las autoridades sobre el grave problema de salud pública que representa la incineración de los desperdicios, debido a que se desprenden millones de partículas contaminantes junto a las molestias del mal oliente  humo que surca de norte a sur el municipio.

REGIDORES

El regidor Demóstenes Martínez, del Partido de la Liberación Dominicana, dijo que el ayuntamiento requiere del concurso del gobierno, porque el síndico no ha tenido la capacidad necesaria para dejar resuelto el problema del depósito final de los desperdicios.

Sobre el problema del vertedero, el procurador de Medio Ambiente, Cuevas, dijo ayer que si no hay una querella directa de algún ciudadano quejándose, su despacho no podía proceder.