Santo acusa las FARC de asesinar
cuatro militares eran sus rehenes

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/8F3FA40D-F3AA-4850-B449-F4F818B858EF.jpeg

BOGOTA. AP.  El presidente colombiano Juan Manuel Santos acusó ayer a las FARC de asesinar a cuatro uniformados que mantenían retenidos y entre ellos a un suboficial del ejército que era el secuestrado con mayor tiempo en cautiverio, casi 14 años.  

“Los únicos responsables de esa acción vil de lesa humanidad, ese crimen de lesa humanidad, es las FARC”, dijo Santos en un discurso al final de una reunión en la localidad de San Juan de Río Seco, en el central departamento de Cundinamarca.   “Ya me imagino que (en la guerrilla) van a querer comenzar a decir que no, que fue la fuerza pública la responsable de esos hechos”, añadió el mandatario.

“Se requiere simplemente sentido común para ubicar toda la responsabilidad de quienes los secuestraron (hace) más de 12 ó 13 años y quienes apretaron el gatillo para asesinarlos a mansalva”, sostuvo Santos en el acto transmitido en vivo por la televisora estatal.   “Esta es una demostración más de la sevicia y la crueldad de las FARC. Se encontraron cadenas al lado de los asesinados, es decir, los tenían como tienen a sus secuestrados: encadenados. Y cuando se vieron enfrentados con la fuerza pública no tuvieron ningún reparo en asesinarlos a mansalva”, dijo.  

El presidente no identificó a los cuatro uniformados muertos, pero el Ministerio de la Defensa dijo en un breve comunicado que las víctimas eran el coronel de la policía Edgar Duarte, el mayor de la policía Elkin Hernández, el intendente de la policía Álvaro Moreno y el sargento mayor del ejército José Libio Martínez.   Martínez, de 35 años, era el uniformado con mayor tiempo en poder de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Había sido secuestrado tras un ataque guerrillero a un puesto del ejército al sur del país el 20 de diciembre de 1997.  

El coronel de la policía Duarte, de 47 años, y el mayor Hernández, de 34, cayeron en poder de los rebeldes en octubre de 1998 en Paujil, una localidad del sureño departamento de Caquetá.   Y el intendente de la policía Moreno, de 36 años, estaba cautivo desde diciembre de 1999 cuando fue retenido por los insurgentes en la localidad de Curillo, en Caquetá.   Los cuerpos de los cuatro uniformados fueron encontrados el sábado por unidades del ejército en la zona de Solano, en el departamento de Caquetá, unos 440 kilómetros al suroeste de Bogotá.   Ni el presidente ni el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, más temprano al hacer una declaración a reporteros en su despacho, indicaron si los uniformados murieron en la jornada.

Zoom

Hallan uno vivo

El Ejército colombiano encontró ayer  vivo al suboficial de la Policía Luis Alberto Erazo Maya en la misma zona de combates del sur del país donde horas antes hallaron muertos a los otros cuatro cautivos de las FARC, informaron fuentes oficiales.   El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, explicó en una declaración pública que cuando Erazo escuchó los disparos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a sus cuatro compañeros, “tomó la decisión de salir corriendo”.