Santo Domingo Este: 2021 fue un año de siembra

Santo Domingo Este: 2021 fue un año de siembra

Jhonatan Liriano Lizardo

Para Santo Domingo Este el 2021 fue un año de grandes avances, de instalación de los rieles que permitirán mover a la ciudad hacia mayores niveles de desarrollo. 

En el 2021 la gestión del alcalde Manuel Jiménez consiguió dotar al Ayuntamiento de las capacidades operativas y administrativas indispensables para dar los servicios que la ciudadanía exige y merece. Y además rompió gran parte de los amarres contractuales y políticos que por muchos años hicieron del cabildo más un centro de negocios personales y grupales que un gobierno local. 

El personal y la administración 

Este fue el año en que se mejoró el salario de todos los obreros y trabajadores operativos, con aumentos que alcanzaron hasta 150%. En esta gestión, el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, en una excepción nacional, aplica la ley y no permite un salario mínimo por debajo de los RD$10,000. 

En lo administrativo, en el 2021 el alcalde aplicó la política o receta financiera más eficiente en el sector público y privado: cuando el dinero no se lo roban rinde más. Y consiguió marcar un histórico de ingresos o arbitrios.

Antes, el cabildo entregaba a una empresa privada las recaudaciones, con reportes de unos RD$12 millones de ingresos mensuales. Al cierre de este año los ingresos serán cercanos a los RD$33 millones mensuales, y se generará un superávit histórico. Son montos insuficientes para el tamaño de la ciudad, pero frente a los números de los “buenos gerentes” del pasado significan un cambio del cielo a la tierra.

Las herramientas

En julio del 2020 el Ayuntamiento prácticamente no tenía camiones en condiciones de dar el servicio de limpieza, mantenimiento o construcción de filtrantes para atender al municipio más grande y de mayor crecimiento del país. Tampoco tenía vehículos para mover al personal de defensa del Espacio Público, Aseo Urbano, Medio Ambiente, Plazas y Parques, juntas de vecinos… Para dar el servicio de bacheo o tapar hoyos de las calles la única máquina estaba dañada, y todas las escuelas laborales estaban en completo abandono, inutilizadas y sin condiciones para su funcionamiento. Y así pasaba con la mayoría de equipos y herramientas. 

En el año que termina la ciudad recuperó gran parte de los equipos de trabajo que estaban abandonados y fuera de servicio, pasó de tener 8 camionetas a manejar una flotilla de casi 40, 20 motocicletas eléctricas para dar servicio en todas las zonas del municipio, cuenta con tres camiones perforadores para filtrantes, dos máquinas de bacheo, y tiene todas sus instalaciones en funcionamiento o listas para reapertura (como los cinco centros de informática que abrirán en algunas semanas). 

Pero, sin duda, las herramientas más importantes que fueron adquiridas este año por la ciudad son la flotilla de 35 camiones nuevos de fábrica para dar el servicio de recogida de basura en zonas clave. Más de RD$122 millones (propios, sin préstamos) invertidos en dotar al Ayuntamiento de la capacidad de trabajo que le había sido despojada por las gestiones anteriores a través de contratos onerosos y altamente ineficientes.

 Los 25 camiones compactadores y los 10 volteos andan por ahí, trabajando de día y noche, y representan la compra de camiones nuevos más grande que haya hecho un ayuntamiento en la historia nacional. En el 2022 tendremos otra flotilla, nueva y sin necesidad de endeudar al cabildo ni favorecer el interés de uno u otro grupo político. Ahora, en Santo Domingo Este, el bienestar de la gente está en el centro de cada política pública, tal y como lo repite a diario el alcalde Manuel Jiménez. 

Grandes obras y remozamientos 

El 2021 fue un año de continuidad de la crisis económica generada por la pandemia. Y además en este año el cabildo debió asumir extraordinario gasto que representa hacer el pago total del servicio de basura (el gobierno anterior pagaba parte de la factura y en Santo Domingo Este la inmensa mayoría de la población no paga el servicio). 

Sin embargo, en la ciudad se sentaron las bases de las que serán grandes inversiones de infraestructura. Por gestión del alcalde, en la avenida España el Gobierno del presidente Luis Abinader anunció la inversión de RD$550 millones, en un proyecto de relanzamiento de este importante espacio turístico y recreativo. 

Los terrenos de lo que será el nuevo mercado municipal ya están ubicados, y en pocas semanas se dará el primer picazo.

El Bar de Chencha estará listo en menos de tres meses; la construcción de la nueva verja perimetral del cementerio  Cristo Salvador será iniciada este martes 28 de diciembre; todas las estaciones de bomberos del municipio estarán remozadas antes de acabar el año; y en el mismo tiempo habrán sido remozados más de 30 parques y plazas de  la ciudad;  y la lista de canchas remozadas sigue creciendo antes de acabar este año. 

A esto se suma el inicio de los trabajos para ampliar la avenida coronel Rafael Fernández Domínguez, la Hípica y la extensión de la Ecológica. 

El alcalde se ha reunido con prácticamente todo el liderazgo comunitario del municipio. Los ha visitado a todos en sus territorios y ha anunciado importantes avances en las inversiones del presupuesto participativo, afectadas por históricos incumplimientos y el impacto de la pandemia. En 2022, tal y como se acordó con las comunidades, en lo referente al presupuesto participativo las mejoras  también serán sustanciales. 

La cultura

Ha sido difícil y en ocasiones imposible promover desde la función pública actividades culturales propias de nuestras comunidades, pues la pandemia dificulta las reuniones y los eventos de contacto directo entre personas. 

Sin embargo, poco a poco, el Ayuntamiento comienza a ejecutar su amplio plan de desarrollo cultural de la ciudad.

 La activación de la Parada de la Cultura al lado del parque Los Tres Ojos; la celebración del festival folclórico internacional Fradique Lizardo; el rescate de todos los monumentos históricos y culturales de la ciudad; la inauguración del anfiteatro La Dramática; y el relanzamiento de la plaza Juan Pablo Duarte son solo algunos de los avances del 2021. A esto se suma la activación de un amplio programa de promoción de valores patrios y ciudadanos a través de eventos diversos. La gran caminata contra la violencia hacia la mujer del 25 de noviembre pasado, el exitoso premio municipal de Juventud; y el develizamiento de una escultura de las Mirabal y un mural alegórico a la fecha son ejemplo de que a nivel cultural lo que ha sido este año y lo que nos espera en el 2022.

En la parada de la Cultura también funcionará la Escuela de Bellas Artes del municipio, la cual ya cuenta con un amplio inventario de instrumentos musicales, nuevos, en sus cajas, donados por una importante empresa instalada en la ciudad.

La innovación en la agenda cultural del municipio arranca el 12 de enero, con los actos conmemorativos de los 50 años de la batalla de Los Palmeros, en Los Frailes. Allí donde haya historia, valores cívicos y promoción de lo mejor de la dominicanidad estará el Ayuntamiento. 

Espacios Públicos y Medioambiente

Quizás como nunca antes, la Dirección de Espacios Públicos desarrolla una intensa agenda de recuperación de espacios públicos y de aplicación de las normas municipales a quienes insisten en apoderarse de lo que es de todos. El desorden de la bomba de Los Mina, los lavadores del parque del Este, las cientos de vallas publicitarias ilegales en las grandes avenidas… son solo algunos de los males que ya no existen. Fueron erradicados por el gran equipo de Espacios Públicos y la Dirección de Seguridad. Al día de hoy cientos de construcciones ilegales han sido eliminadas por tomar espacio de la acera o de la calle. Y los planes para el 2022 son más ambiciosos.

Lo mismo está pasando con la Dirección de Gestión Ambiental.  Está expandiendo sus capacidades e incidencia, recuperando áreas protegidas en la avenida Ecológica, fiscalizando y aplicando la ley a grandes empresas como la productora de pollo Eccus, poniendo multas a dueños de patanas que lanzan basura a la calle, armonizando todo el trabajo de la ciudad con los principios de protección del medio ambiente. En ese ámbito también se creó el primer y gran depósito de escombros del país, en el antiguo pasivo ambiental de San Isidro. En el mismo lugar ya comienzan a crearse espacios para la recreación familiar dentro de la zona verde que luego se convertirá en parque ecológico. 

Para el cuidado de las áreas verdes y protegidas, por primera vez en su historia, el Ayuntamiento adquirió 20 motocicletas eléctricas que ya están en funcionamiento. A cuidar la ciudad sin contaminarla. 

Las juntas de vecinos

En la reorganización y el fortalecimiento del tejido social y comunitario de la ciudad este año hubo algo así como una revolución. 

Desde la Dirección de Desarrollo Comunitario que dirige doña Angelita Tejada se han renovado cerca de 600 directivas de juntas de vecinos, a través de procesos democráticos y altamente participativos.

Esas estructuras fundamentales de la ciudad se encuentran ahora activas y haciendo grandes aportes a la mejora de la vida de la gente, dejando atrás la tradición de dedicarlas a tareas políticas y electorales a favor del gobernante de turno. 

En el 2022  los grandes eventos y procesos de cambio en Santo Domingo Este estarán directamente articulados a las juntas de vecinos. 

Fin de los amarres

Quizás el mayor avance de este año no podrá ser medido en su justa dimensión. Se trata de la decisión de ponerle fin a los contratos de recogida de basura con la empresa Comlursa. El de la circunscripción 3 era el más caro de República Dominicana (32 dólares la tonelada), y no daba ninguna garantía de buen servicio a la ciudad. A pesar de su ineficiencia, la gestión anterior decidió extenderlo e imponerlo a quien ganara los comicios del 2020. Pero para la suerte de la ciudad el alcalde Manuel Jiménez decidió no continuar esa terrible práctica de convertir en negocio de beneficio particular lo que debe ser un servicio para el bien común. 

Lo mismo pasó con otros contratos que tenían amarrado al cabildo en todo lo que tenía que ver con la recaudación de impuestos, trámites administrativos, adquisición de muebles, construcción de obras, entre otros. El gobierno local estaba prácticamente amarrado a negocios de particulares. Romper esos amarres tardó un poco, y significó enfrentar intereses de todo tipo. Pronto se verán más detalles de esta hazaña y los beneficios que todos los munícipes conseguirán por el valor y la coherencia de la gestión de Manuel Jiménez. 

En fin, este 2021 ha sido un gran año para Santo Domingo Este. Un año en el que se eliminó gran parte de la maleza, se preparó el terreno, se sembraron las semillas y se regó el cultivo. 

Junto a un gran equipo de hombres y mujeres, y en alianza con el liderazgo comunitario y las fuerzas políticas del cambio, el 2022, Dios mediante, será un año de crecimiento y de grandes frutos. 

Salud y dicha. 

Más leídas