- Publicidad -
Mié 16 de junio del 2021
27.8 C
Santo Domingo
Inicio Opinión Saudades del buen pendejo

Saudades del buen pendejo

- Publicidad -

UNO

La palabra saudade moja y empapa. Es de origen portugués y recupera un deseo perdido, una ilusión, una vaga sensación de algo que fue pero que sigue siendo. No se trata de la nostalgia, que es un perro flaco tendido a las puertas borrosas del olvido; sino del zigzagueo del tiempo que, encabritado como un potro, puede regresar y partir, hasta encallarse en el rústico desdén de la mentira. Por eso, las saudades mojan y empapan, y son encantadoramente tristes.

Estos párrafos que escribo, por ejemplo, son irremediablemente saudades de un buen pendejo. Porque los escribe un hombre proveniente de los años sesenta, cargando a cuestas todavía lo que nuestras almas anhelaban, que se resumía en el descubrimiento de la palabra libertad, y el rebelde gesto de pedir la justicia. Pero nos jodieron. Ya no hay ninguna manera de pensar, ninguna teoría, ningún trapo sagrado que defender. Sencillamente, nos jodieron.

DOS

Estamos mordidos por los perros del desconsuelo, y ante nuestros ojos se ha desplomado todo. De tal forma nos han jodido, que somos una sociedad cuyo código ético funciona al revés. No hay principios, sino estrategias. El que va preso es el que denuncia al ladrón. Desconfiamos del juez y tratamos de piropear al verdugo. El político marrullero se roba los fondos públicos y jura por su madre que es un hombre honesto. El honesto se avergüenza de sí mismo, y se interroga si es que tiene que renunciar a sus viejos combates. Nos acribillan con la cantilena sentida contra los corruptos, y los corruptos banqueteándose en la opulencia, acorazados en la conveniencia política del momento (“No tirar piedras hacia atrás”) que ha convertido su infamia en hazañas. Nos han cobijado bajo la inexorable perpetuidad de la mentira. Nosotros, que descubrimos la palabra libertad en los años sesenta del siglo pasado, y nos enronquecimos en el rebelde gesto de pedir la justicia.

TRES

Lo duro no ha sido la derrota en esta media isla. Lo verdaderamente duro ha sido sobrevivir. Aferrarse como un náufrago a los fueguitos del alma, guiñarle un ojo a la desesperanza del camino, y seguir. ¿Bajo el clima de inmoralidad de este país puede morar el sueño? Además del escarnio del presente, quienes nos gobiernan nos exigen un peaje, un precio de la gracia que no se conforma con la derrota, y nos exigen la resignación. ¡Eso es lo duro, la resignación! La desmemoria, como si nada tuviera que ver con el despojo. Todos hemos aprendido el catecismo: la injusticia es como el ala de la fatalidad, vuela y vuela y se transforma, cambia siendo la misma. No hay nada que hacer. Los héroes y las heroínas están bordados en trapos partidarios, y se abrazan con los verdugos materiales para reducir a cenizas cuatro décadas de historia carnicera. Juan Bosch es un fetiche, un gran pendejo que se creyó el cuento de que la cosa podía ser de otra manera. Hoy no hay canallas, sino diferencias cuantitativas entre los actos humanos. Todo se compra y se vende. Es por eso que lo duro no ha sido la derrota de tantos sueños, sino sobrevivir, sobreponerse día a día al derrumbe y al naufragio de la esperanza.

CUATRO

Y no soy pesimista. Siempre he tomado posiciones ante la ironía básica que me ha permitido entender los terribles caminos que se abrían por delante. Nunca le he asignado a la muerte esa clarividencia que la vida no tiene. Todo nuestro vivir, queramos o no, se ha entretejido con ese pasado autoritario sobre el que se empinan históricamente casi todos los que nos han dirigido. Pero derrota tras derrota, hay una pena fría que rasga el alma como la fina hoja de un puñal. Una pena que enaniza el rencor y puede hacer llorar. Nos jodieron.

No soy nadie, nunca he sido líder de nada. Únicamente mando en mis saudades. Aquí las dejo como el breve reposo de un guerrero, no como la jeremiada del pesimista. Me confieso un pendejo entusiasta, al que las malditas tramas de la historia le parecen incomprensibles, porque en el escapulario de la lucha solo importan las cuentas de los fracasos. Nos jodieron.

- Publicidad -

La Pregunta de Hoy

¿Cómo valora usted la escogencia de Pablo Ulloa como Defensor del Pueblo?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Santo Domingo
nubes dispersas
27.8 ° C
27.8 °
24.8 °
77 %
1.3kmh
45 %
Mié
30 °
Jue
31 °
Vie
29 °
Sáb
30 °
Dom
26 °

Manténgase conectado

- Publicidad -
- Publicidad -

8 Comentarios

  1. Duele que el codigo etico funcione al reves, pero hasta la logica la quieren presentar al reves. Leonel Fernandez se burla de PLDistas con la logica de que como no resolvio ninguno de los problemas del pais en 12 anios, deben de elegirlo ahora porque esos problemas estan presentes. Lo penoso es ver a los burlado aplaudiedon la burla, aunque hay que notar que no todos son burlados. Tambien hay corruptos y aspirantes a corruptos que quieren participar junto a la mayor maquinaria de corrupcion que ha hundido pais.

    • Acosta,me gusto tu comentario, después del «berejenazo» todo es posible, especialmente la ceguera consuetudinaria del dominicano queprimero se dejo «vajiar» por Leonel el encantador de serpientes y después por Danilo, el regalo mejor envuelto y atractivo del caribe

  2. El profesor que tazo su pluma, con todo y su rica prosa ya ahora empobrecida, hoy al servicio de una nueva franquicia partidaria, culmina este panfleto, con un ´´nos jodieron´´. Luego esto todo, de un espumoso soliloquio, con diatriba, quizas y muy casi seguro entre bostezo, con un inmenso quille parido y pariendole, se destapa con un ´´nos jodieron´´, con este verbo trasitivo y pronominal, derivacion verbal del presente indicativo, o sea que todo estaba bien, hasta que vinieron ´´ellos´´, y ´´nos jodieron´´, vinieron los de la serpiente con su manzana al paraiso, y ´´nos jodieron´´, trae a Don Juan por los moños a profanarlo con su prosa partidista, PRMeista, quizas al profesor le vino a bien escribir este articulo proselitista lleno de saudades, nostalgia que fueron son y siguen, extraña aquel oasis historico del 2000 al 2004, que las cosas si que estaban buenas,pero han venido y ´´nos jodieron´´, cualquiera se siente ´´jodido´´, entonces es necesario administrar todo ese talento, para hermosamente en prosa transferir esa pesadumbre propia a todos. Excúseme de nuevo, profesor con todo y sus saudades, pero yo y muchos, no estamos jodidos.

  3. Querido profesor, yo lo entiendo perfectamente, cualquiera con esa realidad muy suya se sentiria bien ´´jodido´´, sin necesidad de alguien ´´joderlo´´.Con un Partido que naciendo ya esta dividido, sin biologicamente ser jimagua, con una Gallup que les enrostra una profatica derrota, con un casi seguro retorno de Leonel, su gran mortificacion y productor de su envidia generacional, ese muchacho de Villa Juana, UASDiano, lleno de triunfos y aporte, constructor de infraestructuras e instituciones es quien lo ha jodido

  4. Muy buen articulo. Uno de los mejores que he leido, porque captura en prosa una realidad historica. Escrito en lenguaje sencillo y sin desperdicios. No conozco la afiliacion politica del autor, ni me interesa. No dice que nos jodieron en tales y cuales años, sino que nos jodieron. Tiene toda la razon. En los 60 y los 70 se luchaba por libertad y justicia. De que valio esa lucha? No hay que politizar todp lo que se escribe. Nunca encontraremos soluciones si no volvemos a nuestras raices, y luchamos por salir del hoyo, pero para eso tenemos que encontrar gente que sirva, sin pensar a que linea obedecen. Prefiero pensar que queda gente seria, capaz e incorruptible. Porque si no, nos jodieron y nosotros ayudamos a que nos jodieran.

  5. Entonces. maestro es una verdad que tenemos la RESIGNACION. como. Triste. palabra y es nuestro ultima salida. NO. LO CREO debe existir. Principios. DISPONIBLES. EN. EL. PUEBLO. DOMINICANO

  6. Si el autor es optimista, entonces escribe muy pesimista. Por otra parte niega el desarrollo fenomenal de nuestro país precisamente gracias a que muchos se sacrificaron luchando por el disfrute de la libertad que hemos alcanzado, por lo que se puede decir que su lucha no ha sido en vano. Acerca de eso de que nos jodieron, es una forma irresponsable e infantil de interpretar la sociedad poniendo los deseos y aspiraciones por encima de la situación material, que incluye entre otras cosas el nivel de civismo de la población. Si tomamos las quejas de los españoles después de la crisis, encontraremos que allá, que tienen un alto nivel de vida comparado con nosotros, también hay quejas y querellas de lo farsante de los políticos, en cambio en nórdicos no hay semejantes quejas, porque los ciudadanos tienen un sentido de civismo que no los acepta. Con artículos maniqueos como este no vamos para ninguna parte, porque no es destilando frustración que vamos a progresar, sino haciendo planteamientos críticos de las cosas que debemos cambiar y a la que debemos orientarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here