Se calienta el ambiente

a4

Como quién no quiere la cosa, el ambiente social se ha ido calentando a medida que los políticos aceleran su marcha para alcanzar la meta de sus ambiciones, unos para quedarse en el poder y otros para desplazarlos en medio de un país ahogado por la inseguridad, el caos en el tránsito, abrumados por las mentiras de la propaganda y alza abusiva de los precios de los artículos de consumo que dejan muy atrás la inflación oficial reportada.

Caminando aceleradamente hacia las elecciones de mayo y el fin de año, la gente está más interesada en las actividades festivas del próximo mes con sus regalías. Pero crece una seria preocupación de que los problemas permanecen insolubles y preocupando más cuando se devela ineptitud de los funcionarios después de una abrumadora propaganda de la eficiencia y modernidad con la que se quiso atosigar a la ciudadanía, sin dejar de lado la arrogancia que los envuelve para presentarse como más capaces que el resto de los dominicanos.

Las acciones recientes de los principales agentes políticos evidencia su ineptitud que provocan tantos errores recientes, alimentando un fuego de la desilusión después de habernos vendido el producto de la eficiencia y de la capacidad y colocados en un pedestal que el simple mortal no podía acceder a ellos, solo para recibir las dispensas de sus dádivas desde su poder de un gigante sustentado en arena que ahora parece desmoronarse a medida que se aceleran los ataques de la oposición que van entrando en un terreno fértil de convencer con tales demagogias, sin oír las respuestas contundentes y responsables de quienes tienen en sus manos los medios para hacernos cambiar esa negativa percepción.

Después de tres años en el poder, de repente el Gobierno se topa con el pueblo que no es tan sumiso y el cambio impulsado por una oposición que no quiere permanecer por más tiempo fuera del pastel gubernamental, busca por todos los medios avivar un descontento que permanecía apagado e indiferente, sin importarle nada de lo que hiciera el gobierno, para no atender las urgentes necesidades de la población, en especial con relación a la percepción de que la inseguridad, a la pacífica invasión haitiana y aumento de la delincuencia que ha superado la capacidad oficial para enfrentarla.

No bastan los enormes logros que el gobierno ha conquistado en erradicar el analfabetismo y el mejoramiento sustancial de la educación con el acelerado programa de construcción de aulas, pero que se ve desbordado y empañado con los negocios colaterales que se han derivado en el entorno del mismo, como ocurre con las dilaciones de los pagos de la alimentación de las tandas extendidas, compra de los solares para las escuelas y las retenciones burocráticas de las cubicaciones a los contratistas, que ya produjeron una lamentable tragedia, y todo fruto de una burocracia maleada que enturbia lo que han hecho los gobernantes, que extrañamente no han tomado las medidas quirúrgicas urgentes para extirpar ese cáncer de la corrupción tan evidentes para la ciudadanía.

El mundo político está alterado por ese despliegue de las ambiciones, en que se pretende buscar una unanimidad con la coalición de fuerzas, que aun cuando tuvieron un mismo origen y progenitor, sus rumbos han sido muy dispares, ya que uno se sumergió, cuando le tocó gobernar, en el lodo de sus incapacidades, ineptitudes y ambiciones, y el otro se encaminaba por un sendero del orden, la capacidad y la eficiencia, pero que el largo ejercicio del poder lo han hecho torcer el rumbo y aparejarse a su hermano mayor y quedar atrapado en sus ambiciones del disfrute del poder, manchando de mala manera los esfuerzos y empeños, así como la memoria de su progenitor, el profesor Juan Bosch.

El calentamiento de ambiente político va a comenzar a producir un fenómeno que no le conviene al sector oficialista, ya que en la forma de cómo se han desencadenado los escándalos en las últimas semanas y se están señalando los candidatos por aclamación o encuestas. Pero la opinión pública quiere ver quiénes son señalados como candidatos por los principales dirigentes de los partidos en la contienda para mayo del 2016 que tienen el lastre de acciones de malversación de los fondos públicos y se han visto al frente del Cristo de los tribunales a la espera de una contundente condena.