Se consolida el mercado de seguros en RD

POR ENRIQUE A. VALDEZ AGUIAR
En los últimos cinco años el mercado asegurador dominicano ha atravesado por un proceso de franca consolidación el cual se ha caracterizado por el incremento de la participación de mercado de las primeras compañías del ranking quienes han fortalecido significativamente su posición de liderazgo.

A diciembre del año 2000 las cinco primeras aseguradoras del país habían cobrado el 69.96% del total de las primas que en ese año sumaron RD$6,097 millones, y la compañía líder de ese momento, Compañía Nacional de Seguros (posteriormente Segna) tenía una participación de mercado equivalente a un 23.63%.

Al cierre del año 2004, de un total de primas cobradas ascendentes a RD$14,501 millones, las cinco primeras aseguradoras habían cobrado el 88.4 % de las mismas y la compañía líder, Seguros Popular, había captado el 39.4% de ese volumen.

Como se puede apreciar por lo anteriormente expuesto, en cinco años la participación de mercado de las cinco primeras aseguradoras combinadas se incrementó en un 26.35%, o sea, de un 69.96% en el año 2000 a un 88.4% en el año 2004.

Al analizar los factores que más han contribuido para esta consolidación tenemos que señalar básicamente dos de ellos que han sido los que a nuestro juicio han tenido mayor incidencia: El proceso de fusiones que se generó en ese período y la desaparición de Segna y la Intercontinental de Seguros.

En lo que respecta al primero de esos factores es preciso tener en cuenta que en el período 2000-2002 se produjeron algunas fusiones muy importantes entre las que podemos destacar la de Seguros América con La Universal (hoy Seguros Popular), en su momento la tercera y segunda compañía del ranking. De igual forma, Magna, Antillana y Transglobal se fusionaron con la Compañía Nacional de Seguros (luego Segna) y también la Británica de Seguros se fusionó con Proseguros.

Posteriormente, en el año 2003 desaparecen Segna y la Intercontinental, compañías que en ese entonces ocupaban el primer y tercer lugar en el ranking, con una participación de mercado combinada de un 47.25%, por lo que las carteras de negocios que manejaban esas compañías pasan a ser absorbidas por aquellas aseguradoras que estaban en mejor posición competitiva.

Consecuentemente, del año 2002 al 2004 Seguros Popular incrementó su participación de mercado de un 26.02% a un 39.4%, lo cual supuso un incremento porcentual de un 51.42%. De igual manera, otras aseguradoras también incrementaron notablemente su participación en ese mismo período, tal como fue el caso de Seguros Banreservas al pasar de 2.32% a 14.6%, La Colonial de Seguros que pasó de un 6.51% a un 13.6%, Palic de un 4.55% subió a un 10.6% y Proseguros de un 2.50% llegó a un 10.2%.

Esta consolidación, que básicamente ha dejado el mercado en manos de cinco jugadores principales, en algunos momentos ha sido vista con escepticismo por parte de muchos asegurados quienes sienten que sus opciones se han limitado; y en la coyuntura actual ese sentimiento se agudiza más ya que atravesamos por un período que se caracteriza por la dureza en las condiciones de contratación para determinados tipos de riesgos. Aunque en el fondo la mayoría de esas condiciones son impuestas por los reaseguradores internacionales que dan soporte a nuestro mercado, los aseguradores locales no logran escaparse del dedo acusador que encuentra su caldo de cultivo en la consolidación.

No obstante lo anterior, en este año 2005 han visto la luz dos nuevas aseguradoras locales así como una extranjera, quienes lucen decididas a agenciarse su cuota de mercado y a hacer que el pastel se divida entre más jugadores.

De esta nueva competencia los más beneficiados podrían ser los asegurados, siempre y cuando, y en sentido general, se dé un estricto cumplimiento a las previsiones de la nueva Ley de Seguros en lo que respecta a los puntos que deben ser objetos de supervisión y control para todas las aseguradoras sin excepción. De lo contrario, si al final lo que se impone es una supervisión epidérmica, los asegurados en lugar de beneficiarse podrían resultar ser los más perjudicados tal como aconteció en el pasado reciente.