Se debe mantener el subsidio a los combustibles para evitar más inflación, pérdida de PIB y empleo

Se debe mantener el subsidio a los combustibles para evitar más inflación, pérdida de PIB y empleo

Arturo Martínez Moya

Para ayudar a moderar la inflación, el Banco Central hace sus tareas desde el último trimestre de 2021, procede como lo manda el manual, aumenta el costo del dinero hasta alcanzar una tasa de interés neutral, es decir, que no impulse la economía ni la deprima, y drena el exceso de liquidez en el sector financiero.

Los resultados están a la vista, el Índice de Precios al Consumo (IPC) de mayo nos dio una noticia positiva, bajo cuarenta y siete décimas comparado con abril, cerró en 0.49%, la menor tasa mensual desde octubre 2021. La inflación interanual de 9.47% es mucho menos que el 9.64% de abril, y la inflación subyacente, que excluye los elementos volátiles, en mayo aumentó 0.50% y 7.29% la interanual.

Es cierto, la inflación general y subyacente son altas en sí mismas, pero el fenómeno es generalizado, en Estados Unidos escaló 8.6% en mayo, la más alta en cuarenta años, y 8.1% la media de América y el Caribe en abril, con la enorme diferencia de que mientras nuestra economía crece sobre 5%, la región alcanzará solo un 1.8% en 2022, según la CEPAL.

El que nuestra inflación se haya moderado en mayo no significa que los riesgos y amenazas inflacionistas están dominados, sería de esa manera si la economía estuviera cerrada y lo que se vende se produjera internamente, la menor demanda frenaría los precios, pero nuestro país es muy abierto, de fuera viene alrededor de un tercio de lo que gastamos.

Le invitamos a leer: ¿Puede ocurrir una segunda etapa de inflación por oferta?

Vivimos tiempos difíciles, la comida escasa y cara, con precio elevado del petróleo, el WTI de referencia en nuestro país superó los 120 dólares la semana pasada, y nadie sabe si va a continuar o dará vuelta a la baja. Por tales motivos, aunque el precio supere el límite superior establecido, el gobierno debe mantener el subsidio al consumo de gasolinas, gasoil y glp, para evitar caída de actividad, más inflación, pérdida de PIB y empleo.

Como se sabe, cada dólar de aumento del barril de crudo encarece la factura petrolera en 0.072 puntos porcentuales del PIB. Si este año por el barril pagamos un precio medio de 90 dólares, es decir, 33.75 dólares más que en 2021, se reduce en 2.43 puntos porcentuales del PIB (0.072 x 33.75) nuestros ingresos reales y capacidad de gasto.

Y adicionalmente los consumidores pierden poder adquisitivo por el equivalente de 1.01% del PIB (0.030 x 33.75) debido a la mayor tasa de inflación, ya que por cada dólar que sube el barril de gasolina, gasoil y glp importado, la factura aumenta en 0.030% del PIB.

Resumiendo, de 3.5% del PIB seria la pérdida potencial total representada por menos actividad, PIB y empleo, y más inflación, los efectos de primera ronda sin subsidio del gobierno y si como media por el barril de combustible pagamos un sobre precio de 33.75 dólares con relación a 2021.

Acumulado el subsidio al consumo de gasolinas, gasoil y glp suma RD$18,968 millones desde marzo a la fecha, si se mantiene podría subir a RD$57,000 millones, equivalente a 1% del PIB, en 2022, descontando la pérdida se reduciría a 2.5% del PIB. Es decir, conviene preservarlo.

Le recomendamos leer: La inflación en EE.UU. escala hasta el 8,6 %

Publicaciones Relacionadas