Se  espera llegada Papa se  priorice a la economía real

Vaticano. De los Servicios de Hoy. Se espera que la llegada de un papa jesuita al Vaticano refuerce  la posición de propugnar porque se dé mayor preponderancia a la economía real en las políticas económicas mundiales.

No solo porque su ascenso se produce en momentos en que el peso de la especulación financiera en la economía es cuestionado, como resultado de la crisis financiera a que ha conducido el manejo de papeles de deuda, sino porque también el Sumo Pontífice tiene una formación profesional como químico industrial y pertenece a una orden religiosa que pone énfasis en el conocimiento sobre asuntos económicos.

Además, el papa Francisco es parte de una orden religiosa que no solo fue un elemento clave en la historia económica moderna, sino porque su exitosa estructura organizacional -que lleva casi cinco siglos-, puede ser la envidia de cualquier corporación o multinacional actual.

Además, llama la atención que los jesuitas manejan indirectamente centros de eestudios como la  Universidad del Pacífico, que tiene en Chile la mejor escuela de economía.

Otro elemento a considerar es que para ser ordenado jesuita, además de estudiar teología y filosofía en un seminario, es indispensable que se tengan “estudios civiles”.

Por eso se encuentran jesuitas abogados, economistas, ingenieros, sociólogos, médicos, matemáticos, físicos, químicos, psiquiatras, sociólogos, antropólogos y lingüistas.

De hecho, son los únicos curas con título universitario civil por requerimiento específico.

En la República Dominicana está el caso del padre José Luis Alemán, reconocido por su sólida formación económica.

Si se analiza la historia, el poder oceánico que llegaron a tener los jesuitas fue motivo para que en 1768 fueran expulsados de España, Portugal y las colonias. Este poder se debió a sus vanguardistas ideas: creían en la igualdad, la libertad económica, el cooperativismo, la redistribución del capital, el libre acceso al mercado y la educación de las minorías, temas tabúes  para las monarquías absolutas de la época.

Los jesuistas fueron los precursores del cooperativismo. En Sudamérica, por ejemplo, sus misiones a lo largo del continente fueron un ejemplo de gerencia.

En Paraguay, Bolivia y norte de Argentina repartían entre los indios y esclavos parcelas de tierra, animales mayores y menores, insumos y semillas.

La producción era estandarizada en procesos específicos según el cultivo y la actividad industrial, es decir, fueron los precursores de la producción en función a la diversificación de canales de negocio.

Según el experto Chris Lowney, hay cuatro los pilares en que se fundamenta el éxito y el enfoque empresarial de los jesuitas, que son conocimiento de sí mismo,  ingenio,  amor y heroísmo. Muchos esperan que  el papa Francisco  recoja este modelo, no solo desde lo religioso, sino desde lo empresarial.