Se están agotando medicamentos en hospitales haitianos

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/F2EECD65-EB77-4CDE-960B-72C7AF1748A7.jpeg

Puerto Príncipe.- (AP).- Médicos y socorristas advirtieron que el tratamiento a las decenas de miles de haitianos heridos por el terremoto está agotando las reservas de medicamentos en los devastados hospitales del país, y abrumando a los médicos de todo el mundo que están proveyendo cuidados de emergencia.

Suministros médicos básicos como antibióticos y analgésicos están peligrosamente escasos en algunos hospitales y clínicas en Puerto Príncipe, la capital, y en zonas rurales, alarmando a doctores que pasan trabajos para lidiar con la demanda.

La escasez complica el esfuerzo para tratar a 200.000 personas necesitadas de atención posquirúrgica “y a un número de gente… con heridas no atendidas”, dijo el viernes en Ginebra Elisabeth Byrs, de la oficina de coordinación humanitaria de las Naciones Unidas.

La doctora Nancy Fleuran‡ois, voluntaria en el dañado hospital de la ciudad costera de Jacmel, le dijo a un funcionario de la ONU de visita el jueves que su equipo está tratando a unas 500 personas por día _muchas de ellas por primera vez desde el sismo del 12 de enero_ y que necesita desesperadamente antibióticos y suministros quirúrgicos.

“Uno ve a personas que llegan aquí casi muertas”, dijo Fleuran‡ois, que es haitiana-estadounidense. “Se necesita más ayuda”.

La doctora expresó sus preocupaciones a Anthony Banbury, subjefe de la misión de paz de la ONU en el país, durante la visita de éste a Jacmel, donde más de 20.000 personas están desamparadas.

Banbury dijo más adelante que trataría de resolver la situación, pero hizo notar que existe una “gran necesidad” de medicamentos en todo Haití. Los socorristas dijeron que la necesidad de medicamentos generalmente está en tercer lugar de prioridad, detrás del agua y las tiendas de campaña para albergue.

El motivo de la escasez de los tres es la misma: la necesidad es muy grande y no es posible enviar suministros a Haití lo suficientemente rápido ni distribuirlos en un país con una infraestructura arruinada.

Los problemas para tratar a heridos se producen en medio de advertencias de una potencial calamidad de salud pública con decenas de miles de haitianos viviendo en miserables campamentos en el área de la capital.

“El sistema de atención médica en Haití ha sido terriblemente afectado por el terremoto”, dijo Joe Lowry, portavoz de la Cruz Roja internacional. “Miembros del personal médico han muerto o resultado heridos, hospitales destruidos y reservas dañadas o agotadas”.

Marcela Sauza, directora regional de la oficina para Latinoamérica y el Caribe en el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), dijo que la tasa de mortalidad materna en Haití _por amplio margen la más alta en el Hemisferio Occidental _va a subir este año, porque más mujeres embarazadas carecen de alimentos y atención adecuados y están bajo estrés por el terremoto y sus consecuencias.

Aunque los trabajadores de emergencia han llegado de todo el mundo, no dan abasto. La ONU calcula que el terremoto hirió a unas 200.000 personas, incluso miles que requirieron amputaciones y que ahora deben recibir atención postoperatoria para prevenir la infección.