Se impone aumentar los salarios

Aunque el sector empresarial ha planteado objeciones de procedimiento y monto, la necesidad de un aumento general de salarios sigue justificándose porque las bajas en la cotización del dólar no se han reflejado en los precios de muchos bienes y servicios, la reforma fiscal disminuye el poder adquisitivo y las tasas de interés para préstamos hipotecarios se han mantenido invariables.

El Senado aprobó el miércoles un proyecto de ley que dispone un incremento de un 30% al salario mínimo de los empleados públicos y privados, y en el proyecto de presupuesto de ingresos y ley de gastos públicos para el 2005, que será de RD$150 mil millones, el gobierno incluyó un alza salarial de un entre 20% y 30%.

De su parte, los sectores sindicales consideran como insignificante lo aprobado por el Senado y proponen que el reajuste sea generalizado, porque el incremento del costo de la vida afecta a todos los sectores.

Los empresarios se oponen a un aumento general de sueldos por vía congresional porque, según afirman, se violarían las normas establecidas por el Código de Trabajo y se allanaría el terreno para otro proceso inflacionario. Proponen un alza salarial de consenso entre empresarios y trabajadores, con el arbitrio del Comité Nacional de Salarios.

De acuerdo con los datos de la Oficina de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en mayo del 2004 el salario mínimo del sector privado equivalía a US$103.00, y en enero del 2002 a US$197.00, lo cual significa una reducción de un 48%. En las pequeñas empresas, con capital por debajo de los RD$200,000, la misma comparación establece un salario mínimo de US$63.00 y US$120.00 en los mismos períodos.

En ese sentido, los informes del Banco Central indican que en el mes de septiembre se registró una tasa de inflación negativa de un 1.3%, por la caída de los precios de varios productos de la canasta familiar.

Pero el primero de octubre entró en vigencia la reforma fiscal que incluye entre otros aspectos la elevación del ITEBIS de un 12% a un 16%, más un 10% como impuesto selectivo al consumo, y la exención del impuesto sobre la renta a quienes devengan hasta RD$18,461 mensuales.

LA CARGA DE LOS COMBUSTIBLES

Cuando en la segunda quincena de agosto del 2004 comenzó a descender la prima del dólar, proceso que coincidió con el cambio de gobierno, los precios de los combustibles se ajustaron a la tasa de cambio, pero el alza récord del barril de petróleo (US$55.00 hasta el pasado viernes) echó por la borda las expectativas de una idexación prolongada.

Esta semana la gasolina premiun se vende a RD$102.30 el galón, la regular a RD$94.10, el gasoil a RD$75.80, y el GLP no subsidiado a RD$51.17, y el subsidiado a RD$25.00.

A propósito de subsidios, las autoridades anunciaron que a partir del año próximo, y como parte de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se eliminará el subsidio al gas licuado de petróleo, y del que se beneficia más el sector transporte que las amas de casa.

El alza de los crudos pone al gobierno, posteriormente al consumidor, contra la espada y la pared en el renglón servicio energético, debido a que las principales plantas generadoras utilizan derivados del petróleo. Lógicamente, los incrementos se traspasan al usuario, a pesar de los constantes apagones.

ALQUILERES E HIPOTECAS

Aunque es difícil establecer porcentajes exactos sobre el alza de los alquileres de viviendas, personas consultadas por HOY consideran que en este año estos se han incrementado hasta en un 20%.

En cuanto a las tasas de interés para préstamos hipotecarios, éstas se han mantenido invariables en los últimos tres meses, en un rango de 22% a 28% anual.

En la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos, por ejemplo, se paga una tasa de un 22% por un préstamo de hasta RD$300,000; 23% hasta RD$500,000; 24% hasta un millón de pesos, 26% por dos millones, y de cinco millones y más 28%.

La Asociación Cibao trabaja con dos tasas (24 y 26%). La tasa mínima anual es de 24 por ciento para los préstamos de hasta un millón de pesos, y de 26% de ese monto en adelante.

La Asociación Dominicana de Ahorros y Préstamos aplica una tasa de 23% hasta 500 mil pesos, y de esa suma hasta un millón de pesos cobra un 25%.