Se intensifican robos en Haití; ONU manifiesta preocupación

http://hoy.com.do/image/article/487/460x390/0/0DBB7FED-5AB5-40F6-AF46-1A30C9D33EC5.jpeg

PUERTO PRINCIPE.  AFP.  Los pillajes se intensificaban ayer en Puerto Príncipe, dos semanas después del sismo que destruyó la capital haitiana, mientras la ONU se alarma por la amenaza que representan en las calles los jefes de pandillas evadidos de la cárcel, traficantes de niños y delincuentes de todo tipo.

En las calles del centro, devastado por el temblor del 12 de enero que dejó unos 150,000 muertos, los saqueos y la recuperación toman un aspecto sistemático.

Los habitantes recorren las calles con carretillas en las que recuperan materiales, principalmente madera y metal que sacan de los edificios derrumbados. Cerca de ellos, comerciantes continúan cargando camiones con los productos recuperados en sus tiendas antes del paso anunciado de las excavadoras que limpiarán el terreno de edificios, estén derrumbados o no.

A proximidad del palacio presidencial en ruinas, miles de damnificados agobiados por el sol se quejan del hambre a pesar de los repartos de víveres gestionados por la comunidad internacional, a menudo entre empujones.

“No voy a pelearme en la calle por un poquito de comida”, indica Immacula Cadet, que alza los hombros cuando se le pregunta qué comió esta mañana o el día anterior. “Agua, un poco de zumo de frutas”, dice.

Por toda la ciudad, paneles con indicaciones se dirigen a los socorristas en francés, inglés o español. “Necesitamos ayuda, comida, agua, medicamentos”, puede leerse en los carteles que apuntan hacia improvisados campos de damnificados.  En Croix-des-Bouquets, un terreno previsto por las autoridades para instalar una “mini-ciudad” de damnificados no tiene ni una sola tienda de campaña.