Se registran algunas devoluciones de exportaciones agrícolas de RD a la UE

La República Dominicana exporta cinco variedades de vegetales orientales y dos tipos de frutas a la Unión Europea, los cuales están bajo vigilancia por residuos de plaguicidas.

 Desde   2010, cuando se iniciaron las exportaciones solo se ha presentado una dificultad con el banano y se resolvió de manera amigable, informó ayer el director de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura, Emigdio Gómez.

 Recordó que en ese problema estuvo involucrada una certificadora alemana que  aprobó el producto de uso de  postcosecha para conservación del banano y que solo puede alojarse en la cáscara, que no es comestible.

El país exporta mango y banano a la Unión Europea, así como bangaña, ají picante, cundeamor, berenjena  y vainitas.

 A partir de abril la UE comenzó a evaluar el mango y en junio de 2010 sacó el mango de control de plaguicidas. Esa inspección tiene un alto costo que debe pagar el exportador. Si por ejemplo enviaba 50 cajas de esa fruta y le estuvieran 500 euros por el análisis más la documentación.

Entonces quedaron 5 vegetales orientales que por su naturaleza de cultivos intensivos, de mayor uso de plaguicidas, es más difícil.

Gómez señaló que en el primer semestre de 2010 se registraron 65 casos positivos, pero para el segundo semestre de ese año fue bajando. En el 2011 se mantuvo en término normal y hasta el 31 de julio último tenemos 24 casos, que es un promedio de menos de 4 casos por mes. A principio hubo en un solo mes tuvimos 20 casos. 

Señaló que de los cinco vegetales en control, la Unión Europea va a evaluando cada uno de manera individual.

La bangaña fue sacada de control en enero de este año, el cundeamor se va a solicitar que sea sacado del control de registro de plaguicidas.   Del 100% de los casos, el cundeamor no llega a un 5% en el 2011 y en lo que va de este año.

 Expresó que el caso más serio que tenemos es el ají tipo picante, porque una plaga que hay en el campo (el picudo) que entra al fruto, los agricultores tienden a aplicar muchos plaguicidas. Ese control tiene que hacerse preventivo.

Agregó que ese problema está controlado, debido a que la cosecha del ají tiene que ser autorizada por un técnico, el cual debe asegurar que en el tiempo de carencia entre la aplicación y la cosecha el plaguicida no fue aplicado.

Gómez dijo que a  partir de julio de este año, la Unión Europea solo  evalúa el 20% de los vegetales dominicanos  que se exportan. Eso estadísticamente baja las probabilidades de casos positivos de pesticidas, porque ya no está evaluando la mitad de lo que entra, sino 2 de cada 10 y antes eran 5 de cada 10.

Precisó que esa reducción del 50% al 20% se  registra por la buena nota del historial durante 2010, 2011 y hasta julio de este año.

El director de Sanidad Vegetal manifestó que ahora el país está tratando de sacar el cundeamor de la evaluación de plaguicidas en la UE, porque tiene un historial muy favorable.

Indicó que el producto siguiente es la berenjena, que sigue con el historial y después vainitas y ají picante.

Expresó que los europeos son más exigentes con los residuos de plaguicidas en los productos de origen agrícola, principalmente frutas y vegetales, que se consumen crudos, con la finalidad de la preservación de la salud de la gente.

Ese cuidado también es esperado que se ponga en práctica con los productos agrícolas que se producen para consumo local.

Las claves

1.  Plaguicidas

En su  aplicación se deben cumplir  las reglas del comprador y seguir las  instrucciones de los técnicos, dispuestas por las autoridades del Ministerio de Agricultura.

2.  Cumplimiento

Se debe dar el plazo establecido para aplicar los plaguicidas al producto, 15 días antes de la cosecha o el tiempo establecido.