¿Se relanza la construcción Europea?

http://hoy.com.do/image/article/208/460x390/0/0356F3A8-AC8A-4415-99F1-00CA760D3391.jpeg

Desde 1950, la sociedad del carbón y el acero (CECA), los acuerdos de París en 1951, más el acuerdo de marzo en 1957, conocido popularmente, para los interesados en el tema, como el Tratado de Roma, hacen evocar nombres franceses como Jean Monnet y Robert Schuman entre otros. El resto no se suele citar; yo lo haré: Alcides de Gasperi –Italia–, Konrad Adenauer –Alemania–, Joseph Bech –Holanda–, Paul Henry Spaak –Bélgica–.

Y valdría destacar entre los precursores, el nombre de una mujer brillante, llamada Louise Weiss francesa , quien en 1918 publicaba un diario llamado Europe Nouvelle, que reclama un entendimiento de paz entre todos los estados de aquel continente…

En otras palabras, esta idea ha ido evolucionando hasta llegar a la utopía del sociólogo Edgar Morin, que hace décadas, en su libro sobre Europa y su historia, hablaba de la Meta Provincia, sueño de una Europa diversa integrada en lo social y lo cultural entre ríos, mares, valles y montañas.

El 2004, encuentra a Europa en esta lucha de construcción y desencuentros.

El triunfo del Partido Socialista Obrero Español en España (PSOE) crea un nuevo panorama en el contexto político Europeo.

[b]1.- CONSTRUCCIÓN EUROPEA, AUGE DEL FASCISMO Y HEGEMONÍA DE WASHINGTON[/b]

En los últimos tiempos, con al auge de una nueva derecha europea, anti inmigrante, el proyecto en su propio seno se había entrampado a sí mismo: una visión neoliberal que miraba hacia Estados Unidos como modelo social y económico y otra que miraba hacia dentro de Europa y sus propios modelos históricos.

La llegada de Berlusconi al poder en Italia (mayo 2001), con la alianza de Hugo Bossi y la liga Lombarda, otro cazador de inmigrantes, y Aznar en España, más la conversión de Tony Blair al credo de su primito George W. Bush, generó un proceso interesante hacia el centro de una Unión Europea penetrada por un falso concepto de alianza con los Estados Unidos de América, ideas estas que estaban llevando un caos institucional en el seno de la Comunidad, apreciable y preocupante.

En los años de Felipe González (1982 1996), España se distinguió en la Unión Europea por su protagonismo y presencia activa, consiguendo un cuantioso volumen de fondos estructurales, generó incluso un puente para abogar en su momento por América Latina, espacio geográfico donde muchas inversiones españolas habían buscado un destino de aventura: Chile, Argentina, Venezuela, República Dominicana y Uruguay.

El compromiso de España no correspondía solo a una táctica de partidos social democrátas coincidentes en el Gobierno (Francia, España ), sino que era un compromiso con un viejo proyecto al que España, de cara avanzada a su modernidad ejemplar, se había asimilado con una notoriedad muchas veces elogiada.

Desde Aznar, estos compromisos variaron de interés, el acercamiento hacia los Estados Unidos de modo desproporcional y casi “extraño” colocó a la España de José María Aznar (1996 2004), en una situación casi de ruptura con su centro geopolítico de apoyo, que es la Unión Europea, estrategia que bien analizada solo tiene una explicación: el modelo de fuerza y hegemonía norteamericano del proyecto Bush Wolfowitz Cheney.

Para nadie es un secreto que Madrid Varsovia Londres, han sido un eje cuyo respaldo de Washington nadie podría negar y que en cierta manera, debido a la negativa de Francia y Alemania, han sido con respecto a la guerra de Irak, ejes de respuesta pública al eje Paris Berlín, quienes en dicha guerra hicieron una alianza circunstancial como representantes de una posición Europea, más acorde con sus intereses y proyectos comunitarios, que los países arriba citados.

Como se recordará Londres se alejó un poco de este proyecto, luego de valorar los efectos internos de la guerra de Irak en su país…

Vale decir que los socialistas en España han llegado a tiempo, porque en la Unión Europea hay fondos comunitarios que dependen muy bien de la actitud positiva que miembros como Francia y Alemania, tengan con respecto a Varsovia o Madrid, cuando estos sean asignados.

El auge de estas ideas en Europa, es como volver a destruir 50 años de intento de la construccion Europea.

La guerra de Irak ha sido un catalizador para que muchas de estas contradiciones tengan cabida y polaricen posiciones públicas encontradas, hasta alcazar las urnas como expresión popular de rechazo a estas politicas.

Con Aznar, por el peso que España contruyó para su importancia en la Unión Europea, se puso en evidencia que no se puede construir una Unión Europea, si no hay acuerdos múltiples de política exterior:

¿O hemos olvidado que en el caso de la isla Perejil con Marruecos, prácticamente Francia apoyó a Marruecos en detrimento de la propia España?

[b]2.- REELECCION DE BUSH, CAMBIO DE GOBIERNO EN ESPAÑA Y LOS LENGUAJES CONTRAPUESTOS: BUSH Y ZAPATERO.[/b]

Si nos ponemos a ver el talante de cada quien, aún sin experiencia de Estado, con una venda en los ojos, huelga decir que José Luis Rodríguez Zapatero, sus ideas las tiene más clara que George W. Bush, creo que el ejercicio del actual Presidente norteamericano, no deja lugar a dudas…

Sabemos además cómo llega Bush al poder y cómo llega Zapatero.

Debe observarse cómo los medios de prensa en los Estados Unidos dan seguimiento a esta situación…

Porque es evidente que estamos frente a dos hombres de formación totalmente diferente, es evidente que a Rodríguez Zapatero, estrenando gobierno tampoco le conviene un enfrentamiento directo con el presidente Bush, pero si la diplomacia nortemericana tampoco se maneja con cierta delicadeza, Rodríguez Zapatero tiene un mandato electoral muy claro: salida de las tropas españolas de Irak, y en el marco de ejercicio de una soberanía asimilada por aquella población y por los europeos en general, puede actuar, reflexionando intereses y circunstancias, según lo que pidió su electorado o el consenso salido de las últimas elecciones.

La diplomacia nortemericana, por más signo de torpeza y hegemonía que quiera dar, debe moverse para sus fines, con cautela, para evitar un nuevo ridículo a su presidente George W. Bush.

Desde que se inició la guerra de Irak, masacre anunciada en todo caso más que guerra, hay unas contradicciones que han sido evidentes: Francia y Alemania en solitario hicieron valer, con el respaldo de una población antibelicista, todo lo que entendían era el ideal europeo, el jefe de la diplomacia norteamericana, que confunde el verbo de la negociación con los M16 a veces, trato de hacer una presión fuera de lugar y no obtuvo lo deseado…

Para presionar cada vez más, los funcionarios de la Casa Blanca sacaliñan a los europeos la liberación aliada de 1945, gesto diplomatico de mal gusto y de fuerte rasero colonial.

Los europeos en el 2004 tienen grandes retos aún, estas elecciones de España con la victoria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) contra el Partido Popular (PP), va a tener una influencia extra continental, como apenas lo imaginamos: hoy todo el mundo mira hacia España, especialmente las poblaciones electorales que no están de acuerdo con la guerra de Irak ni con el sometiento de sus gobernantes a las irracionales políticas de los hoy ocupantes de la Casa Blanca.

Debemos estar pendientes de nuevos acontecimientos, porque este hecho podría llegar a tener repercusión en los debates de la actual campaña electoral de los Estados Unidos, ello explica el desborde mediático sobre el tema español en aquel país anglosajóon…

Al final queda una pregunta de interés local: si Zapatero saca las tropas de Irak, con quién se quedarán nuestros chicos dominicanos, con los polacos, Italianos, ingleses o japoneses?…