Se tensa relaciones Chávez
Iglesia

http://hoy.com.do/image/article/203/460x390/0/494C17EE-B624-43D7-BDA9-60438154BD24.jpeg

CARACAS (AP).- Las relaciones entre el gobierno y la Iglesia Católica se tensaron luego que el único cardenal del país acusara al presidente Hugo Chávez de estar acumulando demasiado poder, en detrimento de la democracia, y el mandatario en respuesta tildó al prelado de “bandido, golpista, inmoral”.

Líderes del gobierno y jerarcas de la iglesia católica desde que Chávez asumió el poder en 1999 han enfrentado varios momentos de tensión, caracterizados por mutuas recriminaciones.

El cardenal Rosalio Castillo Lara declaró que el “gobierno está tomando todos los poderes” en Venezuela, según una entrevista publicada el domingo en el diario El Universal.

“Ciertamente. Yo estoy convencido que aquí hay una dictadura”, dijo el cardenal, según la versión periodística.

Consultado sobre qué acciones tomar, Castillo Lara expresó: “Rechazar este gobierno. Desconocerlo”.

Como reacción a las declaraciones del prelado, Chávez, en su programa dominical de radio y televisión, dijo que el cardenal era un “golpista y esto debe saberlo el Papa”.

Adujo que Castillo Lara “llama a desconocer al gobierno… (porque) usted fue un alcahuete de los anteriores gobiernos, bandido, golpista, inmoral”.

El cardenal, de 82 años, replicó la noche del domingo afirmando que “ese tipo de insultos” no le “afectan en absoluto, porque las cosas se toman de quien vienen. Y, ciertamente, a mí me ofendería que una persona muy honorable me dijese eso”.

En declaraciones a la cadena Union Radio dijo que en Venezuela “no hay una democracia verdadera”.

“El momento es muy delicado, nosotros estamos en una situación en la cual se va resbalando progresivamente hacia una situación intolerable. Que Venezuela se convierta en una Cuba, eso sería un gravísimo desastre”, señaló.

Muchos venezolanos temen que Chávez quiere imponer un modelo similar al cubano y lo acusan de traer al país a miles de médicos y maestros cubanos supuestamente para adoctrinar a la población.

El mandatario se cataloga como “revolucionario” y niega ser comunista.

La Iglesia Católica Romana ha sido una de las voces más críticas contra Chávez, quien en una oportunidad las llamó a los obispos “tumor” de la sociedad venezolana.

Monseñor Roberto L_ckert, arzobispo de la ciudad de Coro, por su parte, expresó que “es bastante cínico el presidente al llamar al cardenal golpista… aquí el único que ha dado un golpe verdadero es Hugo Chávez”.

“Al presidente le gusta llamar golpista a todo aquel que disiente, pero olvida que fue él, quien conspiró por años y luego mandó tanques para derrocar a un gobierno democrático (en 1992)”, dijo L_ckert el lunes a periodistas.

Después de algunos meses, los jerarcas de la Iglesia Católica recientemente han renovado sus críticas a Chávez y su gobierno izquierdista.

A principios de julio, Baltazar Porras, presidente de la Conferencia Episcopal, acusó a Chávez y sacerdotes simpatizantes del gobierno de intentar usar la Teología de la Liberación para debilitar y dividir la Iglesia Católica.

La Teología de la Liberación se arraigó en América Latina tras una reunión de la Conferencia Episcopal Latinoamericana en Medellín, Colombia, en 1968, que proclamó la “opción preferencial” de la iglesia por los pobres.

El Papa reaccionó cambiando de cargos claves a muchos de esos sacerdotes, que incluyeron en sus prédicas doctrinas marxistas.

La Iglesia católica es una de las instituciones que inspiran más confianza en Venezuela. Más de dos terceras partes de la población, de 24 millones de habitantes, se declara católica.