Secuestran británica dirige misión CARE

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/AAEDE528-B395-4B7A-AB42-5E9FF5E7569C.jpeg

El CAIRO (EFE).- El secuestro de la directora de la organización humanitaria “Care” en Irak, Margaret Hassan, ha causado una enorme conmoción, en especial en el Reino Unido e Irlanda, pues la rehén tiene doble nacionalidad británico-iraquí y, según Dublín, también irlandesa. En Reino Unido, el nuevo secuestro se produce cuando no el país aún no se ha recuperado del choque que supuso la reciente decapitación de Ken Bigley.

   Margaret Hassan, que dirige en Bagdad la organización humanitaria “Care International”, fue presentada esta tarde en un vídeo emitido por la cadena de televisión “Al Yazira”.

   La grabación no precisaba las condiciones exigidas por los captores para la liberación de la secuestrada, de origen británico aunque iraquí por matrimonio y que lleva 30 años trabajando en Irak.

   Pero una portavoz del Ministerio de Exteriores de Irlanda dijo hoy a EFE que Hassan nació en Dublín y tiene también nacionalidad irlandesa.

   En un comunicado, el ministro irlandés de Exteriores, Dermot Ahern, indicó que Hassan “nació en Irlanda y miembros de su familia todavía viven en este país” pero que ha “adquirido la ciudadanía iraquí”.

   “Estoy muy preocupado por la seguridad de la señora Hassan y, con los responsables de mi Ministerio, estamos dispuestos a contribuir de cualquier forma posible para tratar de lograr su liberación”, dijo.

   Margaret Hassan apareció en el vídeo sentada en un sofá, presuntamente con las manos atadas en la espalda y delante de una mesa con varios de sus documentos de identidad, sin que aparezcan tras ella los captores armados y enmascarados ni emblemas del grupo secuestrador, como ocurre habitualmente en este tipo de cintas.

   Según dijeron a EFE fuentes de Care, Margaret Hassan fue secuestrada en Bagdad a las 07:30 de la mañana (hora local), y en el momento de su captura los secuestradores profirieron amenazas verbales pero no ejercieron violencia física sobre ella.

   Care es una Organización No Gubernamental (ONG) de carácter internacional, y en Irak se dedica a proporcionar ayuda médica y de emergencia en las regiones del centro y el sur del país.

   Un portavoz de Care en Londres destacó que Hassan se considera una ciudadana iraquí porque “Irak es su casa, ahí ha vivido durante años y nunca se plantearía regresar al Reino Unido”.

   El primer ministro británico, Tony Blair, aseguró que su Gobierno hará “todo lo que pueda” para lograr la liberación de Hassan, aunque precisó que existen “límites” a su actuación pues de momento se ignora incluso quién la tiene retenida.

   Un portavoz del Foreign Office señaló que el gobierno británico está tratando de esclarecer lo ocurrido en este caso, que ha traído a la memoria de los británicos el de Ken Bigley, el ingeniero de 62 años decapitado el pasado 7 de octubre tras pasar tres semanas secuestrado por el grupo “Monoteísmo y Guerra Santa”.

   Los secuestradores, a las órdenes del prófugo jordano Abu Musab al Zarqaui, desoyeron los incansables llamamientos del propio Bigley y de sus familiares, en los que no ahorraron críticas a la actuación del gobierno británico en Irak.

   El comisario europeo de Desarrollo y Cooperación, Poul Nielson, se dijo “horrorizado” por el secuestro de la cooperante, y consideró que “es otro golpe para la comunidad humanitaria y para todos los iraquíes que se benefician de los programas de ayuda”.

   Hoy mismo, también en Londres, un informe del prestigioso Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) recordó que la guerra contra Irak encabezada por EEUU ha aumentado el riesgo de terrorismo en el mundo.

   “En términos generales, los riesgos de terrorismo contra los occidentales o contra los intereses de Occidente en países árabes parecen haberse incrementado después de que empezara la guerra en Irak en marzo de 2003”, señala el documento.

   La guerra y posguerra de Irak han alentado “el reclutamiento de yihadistas” y han intensificado la “motivación” de la citada red para “alentar y asistir operaciones terroristas”, dijo el director del IISS, Christopher Chipman.

   Estados Unidos y sus aliados del gobierno iraquí provisional sostienen que los rebeldes que actúan en Irak contra sus tropas no son “resistentes”, sino precisamente yihadistas, en muchos casos llegados del extranjero, aliados a elementos fieles al antiguo régimen de Sadam Husein.

   Los atentados perpetrados hoy en Irak tuvieron como blanco un cuartel de la Guardia Nacional iraquí en Tayi, a unos 40 kilómetros al norte de Bagdad, que dejó cuatro muertos y ochenta heridos.

   Los atacantes utilizaron varios morteros lanzados al parecer desde palmeras cercanas contra el patio del cuartel, situado en Mashahidah, una población en la periferia de Tayi.

   En otro ataque distinto, una potente explosión destruyó parte del principal oleoducto del norte de Irak e interrumpió parte de la exportación a través del puerto mediterráneo turco de Ceyhan.

   La carga explosiva destruyó un tramo de la tubería que cruza la conflictiva localidad de Beiji, en los yacimientos de crudo situados al sur de Kirkuk, la conflictiva ciudad del norte de Irak que se disputan árabes y kurdos por la riqueza de su subsuelo.