Secuestran polaca; matan 11 soldados iraquíes

BAGDAD/Falluya/Varsovia (dpa).- Un grupo extremista aseguró ayer a través de la cadena árabe Al Yazira haber secuestrado a una mujer polaca en Irak, mientras que otro anunció en una página de Internet que asesinó a los 11 soldados iraquíes que había secuestrado hace dos días.

    Al Yazira mostró ayer un video en el que las hasta ahora desconocidas “Brigadas Abu Bakr al Sadi” muestran a una mujer mayor de cabellos rubios y tras ella varios hombres enmascarados y armados. Según la cadena, la mujer pide al gobierno polaco que retire sus tropas de Irak.

    La mujer dice además que lleva viviendo bastante tiempo en Irak, y periodistas polacos aseguran que la secuestrada estaba contratada por el ejército estadounidense.

    El gobierno polaco advirtió de que no está dispuesto a negociar con secuestradores, según dijo tajante el ministro del Interior, Ryszard Kalisz, tras conocer la noticia del rapto.

    En Irak se encuentran en la actualidad 2.500 soldados polacos al mando de una división multinacional encargada de una de las zonas de ocupación.

    Anteriormente, la británica-iraquí Margaret Hassan, también secuestrada, volvió a apelar en un segundo mensaje en vídeo al primer ministro británico, Tony Blair, para que saque sus tropas de Irak.

    Además, los terroristas exigen que todas las mujeres apresadas en el país del Golfo Pérsico sean liberadas, dijo la trabajadora de la organización humanitaria Care, de 59 años, en las imágenes distribuidas por Al Yazira en la noche del miércoles.

    El grupo extremista “Ejército de Ansar al Sunna” explicó en una página de Internet que había matado a los 11 soldados iraquíes que había capturado dos días antes al sur de Bagdad. El grupo mostró imágenes de los cadáveres, uno de ellos decapitado.

    Por otra parte, el Ministerio del Exterior en Zagreb confirmó hoy la desaparición de un conductor croata en Irak, mientras que en las cercanías de Tikrit se encontró el cadáver de un extranjero con rasgos asiáticos.

    No se tuvo a lo largo de la jornada noticia alguna del japonés Shosei Koda, secuestrado por el grupo terrorista del jordano Abu Mussab al Zarkawi, que dio 48 horas a Tokio para que retirara sus tropas si no quería que asesinaran al rehén, de 24 años.

    El plazo vencía hoy, pero el gobierno japonés ya descartó la retirada de sus soldados.

    Mientras, los 850 soldados británicos desplazados al norte para apoyar al ejército estadounidense empezaron a desplegarse hoy por el cinturón crítico al sur de Bagdad, un día después de su polémico traslado desde el sur de Irak, zona mucho más tranquila.

    “Nuestra labor en esta región es procurar seguridad y estabilidad, descubrir los escondites de los terroristas y mejorar la situación lo antes posible”, dijo el oficial británico Steve Darmirage en Hilla. “De esa manera, los estadounidenses pueden reforzar su presencia en regiones más peligrosas”.

    Una de ellas es la ciudad de Falluya, que esta madrugada fue bombardeada de nuevo por las tropas norteamericanas. Según algunos testigos, a consecuencia del ataque murieron dos hermanos iraquíes. El ejército estadounidense habló sin embargo de un nuevo ataque de precisión sobre un punto de encuentro de militantes del grupo de Al Zarkawi.

    Otra zona de duros combates es Ramadi, donde en enfrentamientos entre estadounidenses e insurgentes murieron, según datos de médicos del hospital de la ciudad, cuatro iraquíes. También fallecieron dos soldados norteamericanos, uno en un ataque en Bagdad y otro en Balada.