Seguidores de Evo desafían Áñez, quien se proclamó presidenta

Backers of former President Evo Morales clash with police in La Paz, Bolivia, Wednesday, Nov. 13, 2019. Bolivia's new interim president Jeanine Anez faces the challenge of stabilizing the nation and organizing national elections within three months at a time of political disputes that pushed Morales to fly off to self-exile in Mexico after 14 years in power. (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Backers of former President Evo Morales clash with police in La Paz, Bolivia, Wednesday, Nov. 13, 2019. Bolivia's new interim president Jeanine Anez faces the challenge of stabilizing the nation and organizing national elections within three months at a time of political disputes that pushed Morales to fly off to self-exile in Mexico after 14 years in power. (AP Photo/Natacha Pisarenko)

Jeanine Áñez, la senadora opositora que la víspera reclamó la presidencia interina de Bolivia, llamó ayer, miércoles, a reponer la paz y el orden constitucional ante nuevas protestas callejeras, esta vez de partidarios de Evo Morales que pedían el regreso del exmandatario tras su renuncia y exilio en México.
Poco antes, Áñez anunció que tendrá dos tareas: convocar a nuevas elecciones en tres meses y anular la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales postular a un cuarto mandato en los comicios del 20 de octubre. Si logra esto último, Morales no podría participar en los próximos comicios.
En tanto, los parlamentarios de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), que controla la mayoría en Asamblea Legislativa, iniciaron una ofensiva política destinada a anular la autoproclamación de Áñez, que tildan de ilegal, según dijo el diputado Juan Cala.
Los legisladores alegan que la sesión del Senado que permitió a Áñez colocarse en la línea de la sucesión no tuvo quorum. El Tribunal Constitucional avaló el procedimiento por el que Áñez se declaró presidenta interina ante el vacío de poder que generó la renuncia de Morales y su posterior ausencia del país. En paralelo, las bases del MAS salieron a la calle en La Paz para reclamar el regreso de su líder, mientras cocaleros y campesinos iniciaron el corte de rutas en varias regiones rurales. La policía debió usar gases para dispersar una protesta que pretendía ingresar hasta la Asamblea.
“Morales se resiste a dejar el poder y desde el exterior está convulsionando al país”, dijo Gustavo Pedraza, excandidato a vicepresidente en la alianza que lideró el expresidente Carlos Mesa, segundo en los comicios anulados.
Arturo Murillo, ministro de Gobierno, denunció a Juan Ramón Quintana, brazo derecho de Morales, de estar operando desde la clandestinidad para articular las protestas contra el nuevo gobierno.
Desde su exilio en México, Morales, llamó a los actores del conflicto a participar en un diálogo nacional acompañado por países “amigos” y organismos internacionales y dijo que está dispuesto a regresar si su gente lo necesita. Morales renunció el domingo cercado por las protestas por supuesto fraude electoral.