Seguridad en los trabajos en altura

29_09_2016 HOY_JUEVES_290916_ ¡Vivir!3 C

Se conoce como trabajos en altura aquellas labores que deben ser realizadas sobre superficies que se encuentran a diferentes niveles y donde se corre el riesgo de caída, desde una distancia considerable, si no se toman los controles necesarios de prevención. Se está trabajando en altura si se encuentra por encima del nivel del suelo, si podría caer desde un borde, a través de una abertura o una superficie frágil o si podría caer desde el nivel del suelo por una abertura u hoyo en el suelo.

El Ministerio de Trabajo considera como trabajo en alturas todo aquel que se realiza a más de dos metros sobre un nivel más bajo y en lugares donde no existen plataformas permanentes protegidas en todos sus lados con barandas y retenciones para evitar la caída.

Una forma fácil de identificar si un trabajo debe ser considerado como trabajo en altura es tomando como referencia su propia estatura. Todo trabajo que requiera que usted se encuentre parado sobre una superficie que esté por encima de su cabeza con relación al suelo debe ser considerado una tarea con riesgo de caída, o sea, un trabajo en altura.

La estatura promedio de una persona es de alrededor 1.80 metros (5’ 10’’). Los trabajos en altura no incluyen un resbalón o un tropiezo a nivel del suelo, ya que una caída desde una altura implica caer desde una superficie a un nivel más bajo. Tampoco se considera un trabajo en altura el subir y bajar una escalera permanente en un edificio.

Si un trabajo no puede realizarse a nivel del suelo, entonces debemos utilizar elementos de control que reduzcan el riesgo de caída.

Además de limitar mediante barreras y señalización las zonas donde se pueden producir las caídas se deberá desarrollar un procedimiento detallado, una buena capacitación del personal y una supervisión responsable. Utilice herramientas y equipos aprobados y adecuados para cada actividad como son grúas con cestos, andamios y escaleras. No olvide tener el área de trabajo limpia y ordenada, bien iluminada y confirme siempre la adherencia de la superficie, el calzado y las condiciones del clima.

El uso de equipos de protección personal, como el arnés, será la última medida de control que tomemos para evitar cualquier daño causado por un riesgo residual.
En caso de una emergencia tenga a mano un plan de rescate para mitigar los daños que pueda sufrir.