Seis claves para fortalecer la economía dominicana

http://hoy.com.do/image/article/50/460x390/0/31BA98C1-876E-4F5B-A48D-796658D7DE31.jpeg

POR LEONORA RAMÍREZ S.
La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) tiene una regla de seis para fortalecer la economía dominicana: reducir el sobreajuste fiscal, incrementar la lucha contra la impunidad y la evasión fiscal, fortalecer la transparencia desde las esferas gubernamentales así como el cumplimiento de la Ley y solucionar el problema energético.

Esas propuestas las plantearon Yandra Portela, Circe Almánzar Melguen, Campos de Moya y Ligia Bonetti de Valiente, durante el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.

Portela, presidenta de la AIRD, consideró que el gobierno debe revisar las medidas adoptadas para sanear la economía y que eran requeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque han provocado una fuerte restricción económica.

“Es cierto que estábamos en una situación económica muy difícil el año pasado, eso hay que tenerlo claro todo el tiempo, el gobierno ha tomado las medidas que el FMI le ha dicho y la economía ha cogido su rumbo, pero se deben tomar medidas para reducir ese sobreajuste para que el aparato productivo se dinamice”.

Respecto a la impunidad expresó que, las autoridades, deben tratar de que las expectativas de la ciudadanía respecto a la lucha contra la corrupción no queden insatisfechas, porque particularmente este gobierno tiene el gran reto histórico de demostrar que puede reducir los niveles de impunidad que existen en el país.

“Pero lo mismo se debe hacer desde las esferas judiciales, tratando de ser más ágiles en el conocimiento de los casos”, refirió Portela al destacar que en ese contexto caben los responsables de las quiebras bancarias, los evasores de impuestos y contrabandistas.

De Moya, vicepresidente de la AIRD, resaltó, respecto a los contrabandos, que en el país está funcionando una nueva modalidad de remesas que, en vez de enviar dinero transportan productos de consumo cuyos precios son más baratos que los que oferta el comerciante local.

“Para el valor agregado del producto dominicano eso es un duro golpe porque está siendo sustituido por productos importados, son cosas que no se pueden ver con indiferencia, porque si se generalizan se afectaría al sector productivo local.

“Es cierto que el consumidor se beneficia momentáneamente, pero mientras tanto, las mayores ventajas las tiene el productor extranjero”, manifestó el empresario.

Almánzar, vicepresidenta de la organización empresarial, expresó que el cumplimiento de las leyes tiene un valor importante en el mundo económico, porque de esto depende la seguridad jurídica y el incremento de las inversiones.

“Recientemente, tuvimos una situación de incumplimiento de las leyes y hay signos que pueden preocupar de incumplimiento también por otro lado; entendemos que si no se cumple la Ley no hay estado de derecho, y este es el que permite el que exista orden institucional”.

Sobre la transparencia, otro de las propuestas de la entidad, Almánzar refirió que deben fiscalizarse los poderes del Estado, el cumplimiento del presupuesto, las compras y contrataciones.

En ese sentido, Portela manifestó que los niveles de desarrollo son directamente proporcionales con los de transparencia, porque “la corrupción le quita al Estado, igual que la evasión, mecanismos para conseguir los ingresos que se deben invertir en las áreas sociales”.

Bonetti de Valiente, secretaria de la entidad, destacó que el tema de la crisis energética no debe excluirse de una agenda de desarrollo económico, por lo que consideró conveniente que, para los fines de la competitividad de las empresas, el gobierno busque soluciones rápidas a esa situación.

¿PARA EL SECTOR PRIVADO?

Portela añadió otras reflexiones a la receta que proponen al gobierno para mejorar la situación económica del país, destacando la calidad del gasto público y la dimensión del Estado.

En ese sentido, refirió que en el país no hay metas concretas para hacer eficiente al Estado, para que no se bote el dinero, para evitar que se destinen más recursos a nómina, viajes y celulares, que a educación o salud.

A los empresarios se les preguntó si esas exigencias también son válidas para el colectivo que representan y en ese contexto ésta respondió que no se puede negar que en el sector empresarial hay corrupción, pero “es al gobierno que le corresponde pararla, evitar que ocurra, y a la justicia penalizarla”.