Seis de diez entrevistados se van de vacaciones fin semana

Por Vianny Peña
Los días de playa, sol y arena ya están aquí.  La Semana Santa es promocionada como un tiempo de reflexión y abstinencia, pero también como una época perfecta para ir a la playa a compartir con familiares y amigos.  De una encuesta realizada a 10 jóvenes de ambos sexos, seis dijeron que se irán de vacaciones.  

Los destinos son variados. María Elizabeth Peguero, estudiante de Economía, de 19 años, pasará estos últimos días de cuaresma junto a su familia en una finca. “Es la primera vez que salgo en Semana Santa, siempre nos quedábamos en casa y participábamos en las actividades de la Iglesia”.  Para Elizabeth Peguero la Semana Mayor es un tiempo de reflexión, “pensar en las cosas que Dios ha hecho por nosotros y meditar sobre nuestro estilo de vida”.

Pero Jean Roberto Santana, estudiante de Administración de Empresas, de 19 años, ve la Semana Santa como un momento de tranquilidad, “para uno descansar del trabajo y la universidad”.  Santana piensa irse con sus familiares para una casa en la playa de Juan Dolio, pues no se queda en  casa de ninguna manera.

Antonio Saad y Leunam Serrano, de 21 y 19 años, también estudiantes de Administración de Empresa, coinciden en que es un tiempo para compartir con la familia, reflexionar y descansar, “aunque con los trabajos que pone la universidad, no se puede”, dice Serrano.  Antonio pasará estos últimos días en Palmar de Ocoa y Leunam en una villa de la familia en Filipinas, Barahona.

Karen Chang y Yasibel De Los Santos, de 21 y 22 años, tienen planes muy diferentes.  Ambas, estudiantes de Administración de Empresas, tienen que trabajar.  Karen, en la tienda Tommy Hilfiger y Yasibel en Amov International Teleservices S.A. hasta el viernes.  “Mi familia siempre se queda en casa, la que sale soy yo, pero esta vez no se va a poder”, dijo Chang.  En cambio De Los Santos siempre se queda en casa.  “Mi familia lo hace así y ya yo estoy acostumbrada”.  Karen considera que la Semana Santa es una semana de reflexión, meditación y para estar en familia, “uno casi no tiene tiempo de compartir con ella, y yo aprovecho este momento para eso”.  A ese significado Yasibel le agrega “mucha tarea de la universidad”. 

Su compañera, Marielle Lamboglia, de 20 años, no tiene que trabajar y se va para un apartamento en Juan Dolio, cerca de la playa, con sus familiares.  “Teníamos varios años que no salíamos por una mala experiencia que nos pasó durante un viaje de Semana Santa”, dijo.  Para Lamboglia este es un tiempo para meditar sobre lo que Jesús hizo por nosotros.

Mientras Carlos José Reyes y Taira Mateo, de 21 años,  estudiantes de Odontología, aún no saben dónde disfrutaran estos “tres días de vacaciones en la universidad”, como los calificó Taira; Luis Romero, de 22 años, estudiante de Telemática, tiene dos destinos: “primero me voy para Bonao a compartir con un grupo de amigos en la casa de mi padre y el sábado para un hotel en Puerto Plata.  Para los tres la Semana Mayor significa una época de reflexión, paz y descanso.