Senado agiliza el proceso del juicio político a Trump

El ministro presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, John Roberts (de pie al centro a la derecha) juramenta como jurados a los miembros del Senado para el juicio político contra el mandatario Donald Trump, en el Capitolio, en Washington, el jueves 16 de enero de 2020. (Televisión del Senado vía AP)
El ministro presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, John Roberts (de pie al centro a la derecha) juramenta como jurados a los miembros del Senado para el juicio político contra el mandatario Donald Trump, en el Capitolio, en Washington, el jueves 16 de enero de 2020. (Televisión del Senado vía AP)

El Senado de Estados Unidos culminó ayer, jueves, los preparativos para un juicio político al mandatario Donald Trump, que técnicamente comenzó este jueves, aunque se iniciará de facto el próximo martes, con el juramento del presidente del Tribunal Supremo y de los senadores, que harán de “juez” y “jurado”, respectivamente.
La jornada fue tildada por los medios de comunicación nacionales de histórica, aunque posiblemente las venideras sean también históricas, ya que solo hay dos precedentes de jefes de Estado que se hayan enfrentado a un proceso similar en EE.UU., Bill Clinton (1993-2001) y Andrew Johnson (1865-1869).
La sesión del Senado se abrió con un acto solemne con la entrega oficial de los cargos políticos contra Trump, de abuso de poder y de obstrucción al Congreso, por parte de los siete legisladores de la Cámara Baja que harán de “fiscales” en el juicio político. El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Schiff, que será el “fiscal” jefe en este proceso, fue el encargado de leer los cargos políticos ante los senadores.
El primer cargo contempla que “en su conducta como presidente de EE.UU. (…) Donald J. Trump ha abusado de los poderes de la Presidencia”.
La segunda acusación, de obstrucción al Congreso, asegura que “sin motivo o excusa legal, el presidente Trump ha ordenado a agencias, oficinas y funcionarios del brazo Ejecutivo no cumplir con las citaciones del Congreso” a posibles testigos para que declararan durante la investigación para iniciar el juicio político. En la segunda parte de la jornada, el presidente del Tribunal Supremo, el juez John G. Roberts, juró como jefe de la Cámara Alta, en sustitución del vicepresidente Mike Pence, para asumir el papel de “juez” durante el juicio político.
Por su parte, 99 de los 100 legisladores del Senado (hubo uno, el republicano James Inhofe, que no pudo acudir a la sesión por enfermedad de un pariente) también lo hicieron como miembros del “jurado” en este proceso.