Senado Haití favorece se pospongan las elecciones

M4

Puerto Príncipe
EFE
El Senado haitiano votó anoche a favor de recomendar que se posponga la celebración de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en el país, prevista para el domingo próximo, tal y como lo ha pedido la oposición, que convocó a nuevas movilizaciones para rechazar los comicios. Los parlamentarios emitieron su decisión tras una sesión de casi seis horas, en las que 15 senadores se mostraron a favor de posponer los comicios, mientras que otros cinco se abstuvieron.
El Senado también decidió ayer crear una comisión que procede a investigar las diversas denuncias de que se cometieron “graves irregularidades” y un “fraude masivo” durante la primera ronda de las elecciones celebradas el 25 de octubre pasado. La votación se produjo momentos después de que los legisladores se reunieran en el Palacio Nacional con el presidente haitiano, Michel Martelly, en un encuentro del que aún no se han ofrecido detalles. La resolución de la Cámara alta haitiana, aunque no tiene un carácter vinculante, se interpreta como un serio escollo a las intenciones de Martelly de celebrar las elecciones, al parecer a toda costa. Lo expresado por el Senado haitiano se produce apenas horas después de que la oposición anunciara que desde el viernes próximo retomará las protestas en las calles, cuya tercera jornada se celebró ayer con violentas manifestaciones en la capital, Puerto Príncipe, y otras ciudades. Previo a la decisión senatorial, Martelly, y el presidente del Senado haitiano, Joslerme Privert, se reunieron para buscar una salida a la crisis que, a cuatro días de la segunda vuelta de los comicios presidenciales, mantiene la incertidumbre sobre si, finalmente, habrá cita con las urnas. El Consejo Electoral Provisional (CEP) mantiene la convocatoria para este domingo pese al rechazo de la oposición y a las protestas violentas que se están registrando en el país durante los últimos tres días. Con solo cinco de sus nueve miembros en activo, el CEP continúa con la planificación de los últimos detalles, siguiendo la teoría de Martelly de que pese a la retirada del aspirante opositor, Jude Celestin, “no se puede detener el proceso”, que debería llevar a una “transición democrática”, con el relevo presidencial el próximo 7 de febrero. Sin embargo, el candidato opositor Jude Celestin rechazó las declaraciones del presidente, al que acusó de preparar “una masacre electoral” el próximo domingo. A través de un comunicado, también criticó con dureza la actuación de la Policía Nacional en las protestas, y la acusó de ser el brazo armado del Gobierno