Senador aboga por proyecto de nación

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/17162F5F-6540-46E4-8D9D-A8C92962490E.jpeg

POR EVARISTO RUBENS
El senador Amílcar Romero consideró que el Plan Nacional de Competitividad Sistémica es una excelente oportunidad para iniciar un proyecto de nación que posibilite un gobierno competitivo que fortalezca  el estado de derecho, fomente las exportaciones y desarrolle el capital empresarial y laboral.

Romero consideró de alta prioridad nacional que se   apruebe el proyecto de ley de innovación industrial, de sociedades comerciales y empresas individuales de responsabilidad limitada y el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), así como la propuesta de reestructuración mercantil y liquidación judicial.

El legislador, quien preside la Comisión Permanente de Agricultura y Agroindustria del Senado,  manifestó que esos proyectos son una plataforma para echar a andar el Plan Nacional de Competitividad Sistémica, lanzado recientemente por el Presidente Leonel Fernández.

Dijo que como ese plan fue elaborado sobre una base de asentimiento –con la participación del empresariado, organismos del gobierno y técnicos internacionales- se requerirá el apoyo de las fuerzas políticas y de la sociedad en general para desarrollarlo sin rupturas.

Consideró que “ese plan no debe ser simplemente de interés de un Gobierno específico y  debe comprometerse la élite política para encaminar al país por senderos auspiciosos, en términos económicos, sociales y políticos, en el contexto de la apertura comercial”. El senador de la provincia Duarte manifestó que uno de los soportes fundamentales del Plan Nacional de Competitividad está determinado en un esquema de estabilidad y confianza, por lo cual se requiere el concurso de las fuerzas políticas sociales.

Romero expresó que el país tiene que ingresar ya a “la era de la mentefactura”, proceso en el que el conocimiento juega un rol de primer orden en la competencia global, por lo cual la innovación debe ser un norte de los sectores productivos del país.

Indicó que “es necesario tener un marco que posibilite alcanzar ese estadio y nos parece que el Plan Nacional de Competitividad Sistémica y sus leyes anexas constituyen una brillante oportunidad para comenzar”.

Romero, quien trabajó con el Consejo Nacional de Competitividad mientras fue secretario de Agricultura, dijo que el impacto que tendrá en la economía el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA) podría subsanarse con el referido plan, cuya ejecución posibilitará el crecimiento a una tasa de promedio anual de 7% hasta 2011.