Senador afirma se salvó  por “la mano piadosa de Dios”

Santiago (R. Dominicana)  EFE.  El presidente del Senado de Haití, Kelly Bestien, que resultó herido en el sismo del martes y está hospitalizado en la República Dominicana, dijo ayer que salvó su vida “por la mano piadosa de Dios” y por la solidaridad del Gobierno y empresarios dominicanos.

Bastien fue trasladado el miércoles al Hospital Metropolitano de Santiago  tras resultar herido en el derrumbamiento de la sede  legislativa como consecuencia del sismo de 7.3 grados que afectó a Haití.

El legislador, quien fue operado por un desgarre en la pierna derecha al quedar atrapado en el edificio del Congreso, fue trasladado al centro junto a  ocho personas, entre ellas legisladores, en un avión que facilitó el empresario dominicano Manuel Estrella. Bestien narró que duró al menos doce horas atrapado entre los escombros y que vio morir a otras personas, incluyendo dos congresistas que junto a él quedaron sepultados.