Senadores y diputados abusan del pueblo

¿No es verdad que senadores y diputados trabajan más que los médicos de los hospitales públicos que ganan sueldos de hambre?
¿No es verdad que senadores y diputados trabajan más que la mayoría de policías y guardias honestos de esos cuerpos?
¿No es verdad que senadores y diputados trabajan más que maestros y maestras de las escuelas y liceos públicos, que aunque le han mejorado los salarios, algunos profesores todavía no ganan con qué subsistir?
¿No es verdad que senadores y diputados trabajan más que muchos ingenieros del Ministerio de Obras Públicas que devengan sueldos irrisorios?
¿No es verdad que diputados y senadores trabajan más que cientos de empleados públicos que sus sueldos están por debajo de los 10 mil pesos?
El propio Presidente Danilo Medina Sánchez ha manifestado hasta la saciedad que una familia no puede vivir con un salario mensual de 10 mil pesos.
Sin embargo, senadores y diputados se acaban de aumentar 70 y 125 mil pesos mensuales, respectivamente, a parte de los que reciben del barrilito y el cofrecito, las dos exoneraciones y otros irritantes privilegios. ¡Qué abuso!
Mientras algunos desaprensivos cuestionan que los médicos aboguen por aumento salarial, y muy poco comentan el abuso que acaban de cometer los senadores y diputados con el desproporcionado aumento que se han hecho, y la falta de ética al legislar en beneficio propio.
Por nuestro lado, tenemos nuestra conciencia tranquila, ya que no voté por esta caterva de sinvergüenzas que son diputados y senadores.