Sepultan cuerpos  de horrendo crimen

BLACKSBURG, EEUU (AFP).- Los funerales de las víctimas de la más sangrienta masacre en una universidad estadounidense comenzaron este sábado, un día después de que la familia del autor de los asesinatos se disculpara por el “dolor insoportable” causado.

Servicios públicos y privados fueron programados en todo el país para despedir a las víctimas de la tragedia de la universidad Virginia Tech, además de un réquiem que se realizará el domingo en la Catedral Nacional en Washington.

Este sábado antes del mediodía, dolientes vestidos de negro y de granate y dorado -los colores de Virginia Tech- comenzaron a desfilar desde el campus universitario en Blacksburg, Virginia (este), hacia la Iglesia Bautista de esa localidad para asistir al funeral de Austin Michelle Cloyd, de 18 años.

La joven cursaba su primer año de estudios internacionales cuando fue alcanzada por el tiroteo que este lunes terminó con la vida de 33 personas, entre ellos el agresor, el surcoreano Cho Seung-Hui, de 23 años.

A 30 minutos de allí, en Roanoke, Virginia, Henh Lee, cuya familia escapó de Vietnam comunista para inmigrar a Estados Unidos, iba a ser recordado el sábado de noche. El joven de 20 años estudiaba su primer año de computación y francés. Los velorios y memoriales se producen un día después de que la familia de Cho, residente en Estados Unidos, se disculpara públicamente por el asesinato de los 27 estudiantes y cinco profesores.