Sepultan en Santa Lucía a Derek Walcott

A1

Nobel de Literatura. Fue enterrado en el cementerio de Morne Fortuné

Derek Walcott, Nobel de Literatura de 1992 fallecido hace una semana a los 87 años tras una prolongada enfermedad, fue sepultado ayer en su natal Santa Lucía.
Walcott fue enterrado en el cementerio de Morne Fortuné, aledaño al Monumento de Inniskilling Monument, donde descansa el también Nobel de Economía Sir Arthur Lewis.
Durante la ceremonia, el obispo católico Patrick Anthony destacó que Walcott ofreció a los habitantes del Caribe “una oportunidad para soñar y tener metas” en sus vidas.
Comparó a Walcott con otras destacadas personalidades del Caribe como el músico Bob Marley o el velocista Usain Bolt para resaltar que los caribeños “pueden compararse con los mejores del mundo”.
El primer ministro, Allen Chastanet, y el gobernador general, Dame Pearlette Louisy, encabezaron la lista de dignatarios en el funeral, que tuvo lugar en la Basílica de la Inmaculada Concepción en la capital, Castries.
La experiencia de crecer en una isla volcánica aislada, una ex colonia británica, tuvo una destacada influencia en la vida y la literatura de Walcott.
Con 18 años hizo su debut con “25 poemas”, pero su descubrimiento vino con el poemario “En una noche verde” (1962).
En 1962, cosechó su primer éxito literario con la antología “In a Green Night”, publicada en Londres y en la que se recogían poemas escritos por Walcott entre 1948 y 1960.