Sepultan los restos escritor Mario Benedetti

http://hoy.com.do/image/article/418/460x390/0/3866550D-4F7A-4C3D-BF6F-8E4BFDA3F65F.jpeg

MONTEVIDEO.  AP.  Los restos del escritor Mario Benedetti recibieron sepultura ayer en medio de la congoja ciudadana por la pérdida de uno de los referentes de la cultura uruguaya que tuvo fuerte repercusión en Argentina, España, Cuba, México, Venezuela, Nicaragua y otros países. 

Una larga caravana encabezada por cuatro carrozas con ofrendas florales y una que portaba el féretro se dirigió hacia el Cementerio Central a unas 30 cuadras del Palacio Legislativo.

 Cuando el féretro fue bajado, varios centenares de personas aplaudieron.  En las puertas del Panteón Nacional, donde se le tributó un homenaje, Hugo Achugar, director de Cultura del ministerio de Educación y Cultura; el cantautor Daniel Viglietti, que compartió con Benedetti poemas y canciones y una “entrañable amistad”, y la ministra de Educación y Cultura María Simon fueron los oradores que volcaron en sentidas expresiones la personalidad del extinto, su modestia, su alto nivel literario, su humor y su perfil político como militante de izquierda.  “Querido Mario, te digo adiós, pero no te lo digo. Te despido, pero no te despido. Siempre estarás en mí y en el alma y en el corazón de miles de personas que entraron en la poesía a través de la puerta grande de tus poemas. Hasta luego, entonces”, escribió el poeta argentino Juan Gelman, enviada desde México y leída por la ministra Simon.  “Hoy enterramos a un hombre bueno. Hoy enterramos parte de nuestra historia”, dijo en una emotiva despedida Achugar.  Tras este ceremonia en el Panteón Nacional, los restos de Benedetti fueron inhumados en el Cementerio del Buceo, donde reposan los de su esposa, en una ceremonia estrictamente privada, por decisión de  familiares.

La frase

Hortensia Campanella

Después de tantos años de leer y oír los textos de este escritor peculiar, lo que queda es la convicción de que vida y obra de Mario Benedetti conservan una armonía especial, que recae como un influjo, como una fuerza, como un regalo, sobre los lectores”.