Sepultan madre de la ministra de Salud Pública

30_01_2016 HOY_SABADO_300116_ El País5 A

Fueron sepultados ayer los restos de doña Claudina Juana Marcelino Cabrera, viuda Guzmán, madre de la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzman Marcelino, y de otros cuatro profesionales, quienes la despidieron con palabras de elogio, sentimiento de admiración y gratitud eterna por haberlos criado con amor, en el doble rol de mamá y papá, y ser un ejemplo de responsabilidad y de trabajo.

La dama, oriunda de Moca, enviudó joven, quedando con cinco hijos, a los que crió laborando modista en su hogar.

Doña Lala, como la llamaban sus amigos íntimos, tenia 88 años de edad. Durante varios años había estado afectada de problemas de salud, incluso cardiovasculares. Murió a causa de un paro respiratorio el pasado jueves en el Centro Médico Dominicano, donde había estado recluida durante los últimos 15 días.
Su cuerpo descansa en el cementerio Jardín Memorial desde las 4:00 de la tarde de ayer.

El presidente de la República, Danilo Medina, y cientos de personalidades del sector salud, profesionales de las ciencias médicas, empresarios, políticos, funcionarios del Gobierno, legisladores, jueces y amigos acudieron a la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln a expresar las condolencias a la familia Guzmán Marcelino.
La ministra de Salud Pública dijo no tener palabras para describir a su madre, a quien amaba entrañablemente.

Recordó que su madre llegó a la ciudad de Santo Domingo después de la Revolución de Abril de 1965 y que sus vestidos siempre se los cosía ella.

A doña Lala le sobrevivien su primogénita Altagracia, Jacinto, Rosalina, María Luisa y Pedro César. Tenía 15 nietos y más de 20 biznietos.

Era viuda de José Guzmán Tejada, asesinado en la era de Rafael Leónidas Trujillo, cuando Altagracia Guzmán Marcelino tenía siente años de edad.

“Ella era muy alegre. Era católica, muy devota, era una mujer ejemplar”, expresó la doctora Guzmán Marcelino, en un breve momento en la funeraria, donde la familia era colmada por expresiones de solidaridad.

El esposo de Altagracia, Fernando Sánchez, exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, resaltó la consagración de doña Lala para hacer profesionales a todos sus hijos saliendo de un campo de Moca.