Sepultan restos doctor Francisco Canó González

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/5F0EE9F1-E533-4E83-BDC5-BD717C5CADF4.jpeg

POR ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
El fenecido cardiólogo Francisco José Canó González fue un hombre intransigentemente honesto que murió sin dejar fortuna, pero que dejó una historia limpia y una hoja cargada de entrega a la Medicina y a las luchas sociales.

Con esas palabras los despidieron ayer sus amigos, los médicos y los familiares y las autoridades del Colegio Médico Dominicano (CMD) y la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Canó González trabajó 33 años de su vida en la administración pública y 23 años en la UASD, como docente.

Los restos del doctor Canó González fueron sepultados ayer al medio día en el cementerio Cristo Redentor. El reputado cardiólogo murió en la madrugada del sábado, tenía de 69 años, y su deceso se produjo en la clínica Corazones Unidos, luego de practicarle una operación del corazón que duró unas diez horas.

De acuerdo a sus amigos las dos instituciones que más amó fueron la UASD y el hospital Salvador B. Gautier, en éste último centro fue donde desarrolló toda su carrera como cardiólogo.

“Firme en sus criterios, inflexible en sus decisiones, insobornable en los ético y lo moral; defensor de los pobres y los oprimidos; exigente en el deber para consigo mismo y para los demás”, así definieron los médicos a su colega fallecido tras numerosas afecciones cardíacas.

Para los médicos Canó González fue además un hábil y valiente negociador, un organizador; estratega, trabajador incansable y tenaz en las mejores luchas del sector salud.

Fue dos veces presidente de la antigua Asociación Médica Dominicana (AMD) hoy convertida en Colegio Médico.

HOMENAJE POSTUMO

Tanto el CMD que lo acogió y dirigió, como la UASD de donde egresó como médico y a la que entregó 23 años de su vida como docente, rindieron ayer un homenaje póstumo al especialista.

En el CMD fue llevado a las 9:00 de la mañana y una hora más tarde el féretro fue trasladado a la explanada  de la restaría de la UASD en donde autoridades de la academia le rindieron el último tributo.

La guardia presencial a sus restos estuvo a cargo del encargado de la restaría de la UASD, doctor Alejandro Pichardo; la maestra Clara Benedicto; el doctor Ángel Chang Aquino; el decano de Medicina, doctor Jorge Asjana y el ex vicerrector académico, doctor Iván Brugal.

También la ex vicedecana, Josefina Padilla, el profesor Mateo Aquino Febrillet, el profesor Francisco Vegazo Ramírez, el pasado decano, José García Ramírez y el presidente del CMD, doctor Waldo Ariel Suero.

Los restos del cardiólogo Canó González fueron despedidos por la ex vicepresidenta de la República, doctora Milagros Ortiz Bosch, el encargado de la restaría, doctor Alejandro Pichardo, el ex rector doctor Fernando Sánchez Martínez, la maestra Clara Benedicto y el decano de Medicina.

A los actos de homenaje asistieron médicos de diferentes especialidades, gremialistas, funcionarios y directores de hospitales.

Entre los médicos se identificó a los doctores Fulgencio Severino, Enriquillo Matos, Wilson Ramírez, Altagracia Guzmán Marcelino. José Gabriel Fernández, Alma Bobadilla, Eusebio Garrido, José Manuel Grullón, Fidel Mejía, Clemente Terrero y numerosos galenos más.

En todos los actos póstumos y en los momentos de su enfermedad estuvo presente el licenciado Hatuey de Camps Jiménez, presidente del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD). Canó González dirigía el área médica de esa organización política.

Los restos del galeno fueron velados en la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln. A las 9:00 de la mañana fue trasladado al local del Colegio Médico Dominicana, donde recibió un homenaje póstumo, y luego pasó a la explanada frontal de la UASD, donde le rindieron los honores de rigor como profesor del centro de estudios. Canó González fue sepultado en el cementerio Cristo Redentor a las doce del mediodía de ayer.

Canó González nació el 29 de enero de 1936 en Las Matas de Farfán. Se graduó doctor en Medicina en 1960 en la Universidad de Santo Domingo y se especializó en cardiología en el Instituto de Cardiología de México. Hizo una maestría en Ciencia Política y Politología en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Le sobreviven su esposa Mercedes Villanueva, hoy viuda Canó, y sus hijos Carolina, Samantha, Francisco Alberto, Juan Carlos, Francisco y Flérida María.

Canó González ingresó al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en 1961. Fue miembro del Comité Ejecutivo Nacional y ex vicepresidente del Frente Nacional de Profesionales del PRD, y uno de los fundadores del Bloque Institucional Social Demócrata. Fue cardiólogo internista al servicio del PRD.

Estaba a cargo del Departamento de Salud del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), que encabeza Hatuey de Camps.

Fue coautor de los libros “Cardiodinámica”, “Urgencias médicas”, “Lecciones de clínica y medicina crítica”, y “Jornadas cardiológicas. Fundó la revista AMD Gremial en 1975.

En 1973 se desempeñó como miembro del Consejo de Investigaciones Científicas de la UASD y presidente del Comité de Ética de la AMD.