Sepultan restos Núñez Fernández

nuñez fernandez

Fueron sepultados ayer, en el cementerio Cristo Redentor, los restos del notable locutor José Antonio Núñez Fernández, quien falleció el domingo a los 88 años, tras sufrir distintas complicaciones de salud.
Para familiares, amigos y relacionados, Núñez Fernández era un hombre noble y dueño de una vasta cultura que le permitía abordar innumerables tópicos, tanto nacionales como internacionales.
Su amigo Ercilio Veloz Burgos lo definió como “el locutor más culto que teníamos y el patriota que en los momentos tristes del país supo dar la cara”.
Entiende que Núñez Fernández merecía un reconocimiento público que nunca se le dio, razón por la que llevó una vida sobria.
Él tampoco buscó la distinción, porque carecía de ambición y nunca le pasó factura a la patria.
Veloz Burgos recuerda con profunda emoción que Núñez Fernández fue uno de los primeros presos en la revuelta de Abril de 1965, luego de participar en el asalto a Radio Santo Domingo, emisora oficial del Triunvirato.
En tanto, Miguel Núñez lo calificó como un “padre magnífico” que quiso lo mejor para su familia.
Según sus sobrinos César López y Alberto Vargas, el fallecido tenía una mente prodigiosa, vertía sus conocimientos en los demás y leía con devoción.
El general Rafael Pérez Bello, que fue su instructor en el servicio militar obligatorio, lo evoca como un “buen amigo”.