Sequía avanza en Puerto Rico y afecta 83 % de su territorio

La sequía que desde hace meses sufre Puerto Rico afecta ya en distintos grados de intensidad al 83 % de su superficie y a una población, archivo
La sequía que desde hace meses sufre Puerto Rico afecta ya en distintos grados de intensidad al 83 % de su superficie y a una población, archivo

La sequía que desde hace meses sufre Puerto Rico afecta ya en distintos grados de intensidad al 83 % de su superficie y a una población de más de 2,5 millones de personas, de un total de más de 3,5 millones de habitantes, según el último informe del Monitor de Sequía de Estados Unidos difundido hoy.

La falta de lluvias ha provocado que el 12,4  por ciento del territorio sufra sequía extrema, que afecta principalmente a una franja que se extiende desde el sureste de la isla caribeña, indicó el informe.

Los municipios incluidos en el grado de sequía extrema son los de Caguas, Juncos, Gurabo, San Lorenzo, Guayama, Salinas, Arroyo, Patillas, Maunabo, Yabucoa, Cayey, Cidra, Las Piedras, Trujillo Alto, Carolina, Canóvanas, Río Grande, Luquillo y Fajardo.

A pesar de lo reducido del territorio de Puerto Rico, una superficie del 17  por ciento, concentrada en el interior de la franja oeste, permanece al margen de la sequía y mantiene precipitaciones similares a las de otros años.

El informe del Monitor de Sequía de EE.UU., que achaca la sequía a los efectos del fenómeno de El Niño, apunta que en las últimas semanas la sequedad siguió dominando en la isla y en todo el Caribe, como queda reflejado por unas precipitaciones muy por debajo de lo normal.

San Juan registró solo 1,59 pulgadas de lluvia entre los pasados días 1 y 28, lo que significa 3 pulgadas por debajo de lo normal.

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), organismo encargado del suministro del servicio de agua, informó hoy de que el Embalse de Carraízo, que da servicio al área metropolitana de San Juan, registraba un nivel de 34 metros, cuando el nivel óptimo es de 41.

El Embalse de La Plata, otro de los que se nutre el área metropolitana, estaba a 36 metros, muy por debajo de los 51 considerados óptimos.