Sequía largo plazo golpea a buena parte del Caribe

En esta imagen del 15 de junio de 2015, grietas provocadas por la sequía en el embalse de Carraizo, en Trujillo Alto, Puerto Rico. El fenómeno de El Niño provocó un calentamiento de las aguas tropicales del Océano Pacífico, lo que ha afectado el clima a nivel global, con la peor sequía en cinco años en la región Caribeña. Las autoridades de toda la región se preparaban para un árido verano. (AP Foto/Ricardo Arduengo)

Una sequía a largo plazo afecta a buena parte del territorio del Caribe, según el último boletín divulgado este lunes por la organización regional Caribbean Climate Outlook Forum (Caricof), con sede en Barbados.
La organización advierte de que una sequía a largo plazo se sentirá en buena parte del Caribe hasta el mes de abril, coincidiendo con el periodo anual de menor precipitaciones en la región. Caricof indica que durante el pico de la estación seca habrá una disponibilidad limitada de agua de forma paralela a la sequía a largo plazo en todo el Caribe, excepto en la Guayana Francesa y el noroeste de Bahamas.
Subraya además que las temperaturas, razonablemente frescas hasta marzo, comenzarán a aumentar en abril en todo el Caribe, lo que empeorará el cuadro general. Según CariCOF, la situación de sequía se registra desde el pasado 1 de enero en Aruba, Bonaire y Curazao, además de en el este de Bahamas, el norte de Cuba y la mayoría de las islas caribeñas.
Los únicos territorios que todavía se libran de la sequía son Antigua, Dominica, Granada, Martinica, San Martín, Trinidad y Tobago. La sequía a largo plazo es previsible que evolucione en otros lugares del Caribe. Además de la escasez de agua, la sequía también repercute de forma decisiva en los cultivos, según el boletín de enero del Instituto del Caribe de Información de Agricultura y Desarrollo (Cardi, en inglés).
El boletín señala que a finales del próximo mes de marzo, en especial en Aruba, Bonaire y Curazao, Barbados, Guadalupe y el este de Puerto Rico, se prevén problemas de disponibilidad de agua para la agricultura. El Cardi estima además que a la altura de esa misma fecha el almacenamiento de agua puede sufrir consecuencias debido a las escasas precipitaciones en Belice, Islas Caimán, el área central de Cuba, centro y sur de República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Barbados, Granada, Trinidad y Tobago, y Aruba, Bonaire y Curazao.