Ser humano Aldeas Infantiles SOS

MARÍA ELENA NÚÑEZ
Elsa, la mayor de sus hermanas, se hizo cargo de él y de los más pequeños, cuando Hermann Gmeiner, siendo muy niño, perdió a su madre. Esta experiencia lo marcó, y le permitió recibir amor de un ser humano que, en ausencia de su madre biológica, lo protegía y lo cuidaba con un instinto maternal.

Luego, por su talento, el austríaco  logró una beca para hacer el bachillerato. Después de vivir, como soldado en Rusia, los horrores de la guerra,  pudo sentir, como tutor de menores, el dolor de los niños que quedaron huérfanos y sin patria después de la Segunda Guerra Mundial. 

Esta vivencia le permitió concluir que ninguna ayuda era efectiva para un niño o niña en situación de riesgo a menos que se le pudiera proporcionar un ambiente similar al de un hogar. Y, con el equivalente de 40 dólares americanos aproximadamente, Hermann Gmeiner fundó en 1949 la Asociación de Aldeas Infantiles SOS. Hoy día este proyecto se ha establecido en 132 países con 1,799 instituciones.

Lograr que un niño, o una niña, viva en familia. Cerca de 500 niños, niñas y jóvenes han encontrado un hogar en las Aldeas Infantiles SOS de República Dominicana, fundadas en 1979. El proyecto funciona como un hogar: una señora acoge en su casa a 8 o 10 niños y niñas que forman entre todos una familia. Un equipo integrado por un director, una trabajadora social y un psicólogo se encargan de la parte administrativa y de garantizar que se mantenga la filosofía de las Aldeas Infantiles. En cada hogar de las Aldeas SOS se tienen las necesidades y vivencias de cualquier familia: hay que alimentar a los hijos, llevarlos a la escuela diariamente y guiarlos con las tareas, llevarlos al médico, enseñarlos a resolver las situaciones que se presentan entre hermanos de manera pacífica, facilitarles actividades deportivas y artísticas, lograr que se diviertan, cultivar su espiritualidad….

Amigos de las Aldeas SOS

Todos podríamos convertirnos en Amigos de las Aldeas Infantiles SOS cooperando según nuestras posibilidades con esos hogares que acogen a niños y niñas cuyos padres biológicos desaparecieron o no están en condiciones de hacerse cargo de ellos. Y podemos ayudar con dinero, tiempo y talento. Si mi área es Psicología o la Odontología, por ejemplo, de seguro que con una previa coordinación con los directivos de las Aldeas Infantiles, puedo ofrecer mis servicios para cuidar los dientes y muelas de los niños o apoyarlos psicológicamente.

Si tengo una compañía de agasajos, un par de horas de diversión con payasos, vejigas y música, haría surgir numerosas sonrisas y carcajadas entre los residentes en las aldeas. Si tengo un centro educativo, podría becar a uno de los jóvenes; y si soy una artista, podría enseñar a bailar, cantar o pintar a niños y niñas que necesitan  expresar de manera creativa todo el dolor que llevan dentro por no estar cerca de sus padres biológicos.

Los interesados en ayudar pueden comunicarse con la señora Josefina Delgado Abreu, directora Nacional, al 809 567-8986 o  Josefina.delgado@soskdi.or.cr  y  visitar www.sos_dominicanas.org

Dios te regala una experiencia inolvidable

De esta manera, diciéndonos que Dios nos regala una experiencia inolvidable de espiritualidad cristiana, la Casa de Silencio y Oración Centrante nos invita a los talleres y al retiro que ofrecerá la Hermana María Tasto, Teóloga y consejera espiritual que vendrá al país la semana próxima.

La Hermana Tasto hará una introducción de la “Lectio Divina” y explicará los diferentes pasos de lectura, reflexión, respuesta y descanso en torno a la Palabra de Dios.

Los talleres se realizarán el miércoles 2, y el jueves 3, de 6   a 9 de la noche, en el Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino, en la Sarasota esquina Núñez de Cáceres.

Durante el fin de semana, habrá un retiro en MonteSacro, Polo, Barahona. Para más información pueden llamar a la Casa de Silencio y Oración Centrante, al 809-548-6480. Ser Humano se transmite los domingos por Teleantillas a las 10:30 de la noche.

serhumano2@yahoo.com